Ser proactivos sobre la salud es primordial para mejorar la calidad de vida de las personas con patologías crónicas

El avance tecnológico y la necesidad de dar mayor respuesta debido al aumento de la  prevalencia de enfermedades crónicas,  han hecho que existan cada vez más herramientas para controlar diversas afecciones de salud.

Las personas que viven día a día con  patologías crónicas, según la patología, pueden presentar  niveles altos de colesterol, presión arterial alterada, niveles de azúcar en sangre superior a los recomendados o en definitiva todos ellos, o varios como en el síndrome metabólico. De acuerdo a datos entregados por la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades crónicas son enfermedades de larga duración, muchas veces silentes o no reconocidas y por lo general de progresión lenta. Las más comunes incluyen enfermedades cardíacas, infartos, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes, representando aproximadamente un 60% de las muertes a nivel mundial.1

En Chile, la carga de enfermedades crónicas – costos asociados, ausentismo laboral, discapacidad, entre otros – pesa mucho, no solo para el paciente y su familia sino también para el empleador y el sistema de salud en general. De acuerdo con datos entregados en la última Encuesta Nacional de Salud (2016-2017) la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, diabetes y cánceres sumadas, corresponde a 58% de las muertes del país.2

Es por ello que es importante el llamado a centrarse en el autocontrol y dedicar tiempo y energía para educarse sobre las patologías más prevalentes en la población y cuanto más tempranamente se realice mayor será el beneficio.

En este sentido, la Dra. Lorena Galeotti, Director Médico de Abbott comenta que “actualmente existen muchas herramientas disponibles que pueden monitorear la condición de salud de las personas que presentan patologías crónicas. Los podómetros, monitores de frecuencia cardíaca, monitores de glucosa continua y otras herramientas hacen que sea más fácil verificar lo que está sucediendo en los niveles de salud de las personas que viven con patologías crónicas y ajustar – en caso de ser requerido – los tratamientos asociados para el control de dicha condición”.

En este sentido, existen muchos programas de bienestar tanto a nivel privado como público que se han ido incorporando, que permiten a la persona con patología crónica estar informado al respecto y en conjunto con su especialista médico mantener un mejor control de la patología.

El autocuidado se debe combinar con la asesoría médica

La Dra. Galeotti resalta que a pesar de la importancia del autocuidado y de las herramientas tecnológicas que existen actualmente para el control de salud, no se debe confiar únicamente en ello. “Es primordial que se mantenga un control y evaluación médica de forma periódica, ya que en el caso de sentirse diferente a lo habitual, o que se presente algún signo de alarma indicado por su médico, debe consultar con su especialista para que pueda evaluarlo y asesorarlo de forma oportuna para controlar la condición de salud que se pueda presentar”.

En este sentido, finaliza resaltando que la mejor forma de mantenerse saludable es ser proactivo con la salud, aclarar dudas, obtener información de fuentes confiables como por ejemplo su médico de cabecera o páginas validadas o recomendadas por este  y mantenerse siempre en constante comunicación con los especialistas de salud para un mejor control de la condición de salud presentada y mantener una mejor calidad de vida.  

Referencias:

  1. Enfermedades crónicas – Organización Mundial de Salud (https://www.paho.org/chi/index.php?option=com_content&view=article&id=132:enfermedades-cronicas&Itemid=274)
  2. Encuesta Nacional de Salud (2016-2017) – Ministerio de Salud de Chile (https://www.minsal.cl/wp-content/uploads/2017/11/ENS-2016-17_PRIMEROS-RESULTADOS.pdf)