Consejos para llevar lentes de contacto en la piscina o playa

En medio de la pandemia, miles de chilenos aprovecharán de utilizar el permiso de vacaciones para visitar balnearios o playas de nuestro país. Para aquellos usuarios que experimentarán por primera vez un verano con lentes de contacto, la Directora de Marketing de Lentesplus.com, Natalia Vargas, entrega una serie de consejos de cuidado y protección ocular.

Estos pequeños dispositivos que se empezaron a comercializar en 1927, corrigen problemas como astigmatismo, miopía, hipermetropía y presbicia, además de ello, permiten un campo visual más amplio que los anteojos de armazón; otorgan mayor comodidad y movilidad, especialmente para aquellos usuarios que pratican deportes; no se empañan, en particular, en este periodo de pandemia donde el uso de la mascarilla es obligatoria, entre otras ventajas.

Llevar estos atributos a las vacaciones es indispensable para un descanso reparador y una estadía confortable, sin embargo, es clave considerar algunos cuidados básicos para que los lentes de contacto conlleven sólo beneficios, indistintamente del lugar dónde estemos.

1. Preparar las maletas: Es importante considerar un kit de viaje para el mantenimiento y cuidado, tanto de los lentes de contacto como de los ojos. Éste debe contener la solución oftalmológica multipropósito para limpiar y desinfectar los lentes; las gotas lubricantes para humectar y proteger al ojo que se resecan por causas físicas o el contacto con el entorno. También es recomendable llevar unos lentes de contacto de reemplazo, ya sea diario o mensual.

2. Piquero sin lentes: “Es importante saber que los ojos son muy sensibles y los lentes de contacto  los hacen susceptible a las bacterias. De ahí la importancia de quitarlos antes de entrar al mar, río o piscina, cuyas aguas albergan una gran cantidad de microorganismos”, aclara la experta de Lentesplus.com.

3. Optar por desechables: Si por algún motivo, no es posible retirar los lentes de contacto antes de sumergirse, las lentillas desechables diarias entregan al usuario la libertad de entrar al agua, sin tener que limpiarlas o enjuagarlas después. Todo lo que tiene que hacer es ponerlos antes de nadar y descartarlos después, en tal caso, es fundamental usar lentes de protección al momento de sumergirse en el agua, para evitar el contacto directo.

4. Ojo con la arena: Es frecuente que en la playa entre arena a los ojos, que se pueden adherir a los lentes de contacto. Estas pequeñas partículas podrían generar irritación y eventualmente, infecciones. “Es clave utilizar anteojos de sol de buena calidad para protegernos, pues los ojos con lentes de contacto tienden a ser más sensibles”, dice la ejecutiva.

5.  Piscina, cloro y calor: Como indica Natalia Vargas de Lentesplus.com, debido a la alta cloración y el calor, las pisicnas podrían ser riesgosas. Para bañarse de manera segura, la recomendación es utilizar lentes para nadar y bucear encima de las lentes de contacto.

Asimismo, es recomendable alejarse temporalmente de los computadores y tablets durante las vacaciones, en especial, tras un año 2020 donde un 76% de la población latinoamericana aumentó su exposición a pantallas azules, según un sondeo de Lentesplus.com, que incluyó un universo de 50 mil usuarios de lentes de contacto. Las consecuencias más inmediatas de esta sobreexposición son sequedad ocular (29% ) y fátiga o cansancio visual (24%), tal como manifestaron los encuestados.