Sex positive: El movimiento mundial que celebra el placer erótico

Si bien existe desde hace años, en el último tiempo, este movimiento ha ido ganando mayores adeptos que buscan poner fin a los estereotipos y la opresión del erotismo en todas sus formas.

El sex positive es un movimiento que también es conocido como positivismo sexual o pro

Sexo y que cada día gana más adeptos en el mundo. Su enfoque es la normalización de toda práctica sexual y alienta la libre exploración erótica, siempre y cuando abrace el sexo seguro y consentido.

Varios expertos en el mundo ya han comenzado a hablar sobre el otro extremo, sex negative, que en resumen, es cuando la sociedad impone o censura socialmente ciertas acciones, partes del cuerpo o prácticas. ¿Ejemplos? Hay muchos: El rechazo social de la lactancia materna en público, educación sexual solo enfocada en reproducción y no en placer, situar a una víctima de abuso sexual o violación como principal responsable. Dicho de otro modo, el sex negative es el acercamiento a la sexualidad desde el miedo y la opresión y el sex positive es desde la naturalidad y el no enjuiciamiento.

Karen Figueroa García, sexóloga y cofundadora del Instituto Americano de Sexología INASEX (www.inasex.cl), explica que “es fundamental entender que las prácticas son tan variadas como habitantes hay en este planeta, y que además la propia práctica sexual varía según la pareja – o parejas – que tengamos en el momento. Es decir, la expresión que tenemos de la sexualidad con un@u otro@ compañer@ también es única e irrepetible”.

“En relación a lo anterior a mí siempre me gusta mencionar y recordar mis tres reglas o leyes básicas en sexualidad, que mientras las respetemos estaría todo, absolutamente todo permitido, y son las siguientes: No menores de edad, siempre con consentimiento de todas las partes y siempre con seguridad y sensatez”.

No al sexo y a las prácticas sexuales estereotipadas

Por otro lado, los juguetes sexuales en el movimiento Sex Positive, son protagonistas. Rosita Veas, Educadora sexual de pares y orientadora en juguetería,  cosmética erótica y Coordinadora de Marketing de la cadena Starsex (www.starsex.cl), explica que “nosotros como marca, en nuestros casi 16 años en el mercado, hemos estado permanentemente trabajando en pro de la diversidad y normalización no solo de la sexualidad y el uso de juguetes y cosmética sensual, sino también en la aceptación  de la  gran variedad de gustos y placeres acercando a nuestros clientes  a encuentros íntimos  inclusivos. Por ello, ofrecemos, sin juicios ni estereotipos, un gran abanico de productos con el fin de satisfacer la mayor cantidad de deseos  y estilos, para entregar lo mejor de nosotros”.

Bajo este contexto y entre las novedades que hoy es posible encontrar en Starsex, que también es el proveedor mayorista de artículos eróticos más grande de Chile, a través de Sex Shop Mayorista (www.sexshopmayorista.cl), están Anal Fantasy, Prostate Massager y Female Harness entre otros productos de reconocidas marcas como Pipedream y Pretty Love y que abrazan la diversidad de prácticas sexuales independientes del género.  

La especialista Karen Figueroa, por su lado, confirma el rol de la juguetería erótica: “son compañeros esenciales en la experimentación de nuevas sensaciones o la creación de nuevos escenarios más entretenidos. La juguetería y la cosmética erótica colaboran de manera importante a la exploración  y a la experimentación, no ayudan a sacarnos de la rutina y probar nuevas técnicas, practicas, gustos, etc. Esto último nos lleva a conocer todo aquello que nos gusta y aquello que no nos gusta tanto, es desde esta base – el conocer – es que construimos una sexualidad saludable, bien vivida y disfrutada”.

Ahora, todos podemos ser parte de este movimiento, aportando a través de la acción. “Un arma poderosa que nos ayuda a normalizar las experiencias sexuales es el ‘no juicio’ o no enjuiciar al otro y sobre todo a nosotr@s mism@s. Es una tremenda herramienta compasiva con nosotr@sy con l@s otr@s, que acoge, incluye, empodera y fortalece las relaciones humanas. En palabras simples, aquello que deseo (atarme a la cama, rociarme con esperma de vela, etc.) mientras cumpla con las 3 leyes básicas, está todo ok, y permitido y no merece un juicio negativo ni de nosotros mism@s ni de nadie. Y partiendo desde esta base – del no Juicio – es que hacemos nuestro aporte en sociedad al visualizar las diferentes vivencias de la sexualidad como diversas y saludables”, finaliza Karen.