Oligosacáridos de la leche humana son fundamentales en reducción de la enterocolitis necrotizante (ENC)

Una nueva investigación sugiere que los oligosacáridos de la leche materna pueden desempeñar un papel fundamental en la reducción de la enterocolitis necrotizante.

Dar la bienvenida a un nuevo bebé al mundo debería ser un momento emocionante. Sin embargo, cuando un hijo nace prematuro, es normal preocuparse por los posibles problemas de salud y las complicaciones que puedan enfrentar.

La enterocolitis necrotizante, también conocida como ECN, es una condición poco común que los bebés prematuros pueden desarrollar durante sus primeras semanas de vida. Aunque la ECN se puede controlar y también es posible prevenir, su efecto sobre la salud de un niño puede ser grave.

En Chile, de acuerdo a un estudio presentado por la Escuela de Pediatría de Chile durante el 2017, existe una prevalencia de 1,8% por cada 1000 recién nacidos prematuros que presentan un peso entre 500 a 1500 gramos.


¿Cómo afecta a los bebés la enterocolitis necrotizante?
Rachael Buck, Ph.D., investigadora del negocio de Nutrición de Abbott, comenta que “la ECN es una enfermedad que puede afectar a los recién nacidos, causando inflamación en sus intestinos. Con NEC, las bacterias dentro del tracto intestinal pueden filtrarse a la pared intestinal.”

Además agrega que “los bebés con ECN requieren un período de reposo intestinal lo que significa que se alimentan temporalmente con nutrición intravenosa. Dependiendo de su grado de severidad, esta enfermedad puede ser fatal”. Buck comenta que “se desconoce la causa específica de la ECN, pero se observa con mayor frecuencia en bebés prematuros de muy bajo peso al nacer. Si bien existen tratamientos para la ECN disponibles, se necesitan estrategias preventivas para ayudar a los bebés con alto riesgo de contraer la enfermedad», dice Buck.
Una estrategia de prevención que se muestra prometedora fue presentada en una investigación preclínica realizada por la Universidad Johns Hopkins y Abbott durante el 2020, la cual sugiere que cuando los bebés prematuros se alimentan con leche materna, la presencia de oligosacáridos (HMO) puede ayudar a reducir sus posibilidades de desarrollar ECN.2

¿Qué son las HMO y cómo ayudan a la prevención de ENC?
Los oligosacáridos de la leche humana (HMO) son carbohidratos complejos únicos, no digeribles, con una función prebiótica asociada a la alimentación de bacterias saludables en el intestino. Constituyen el 10% de la leche materna, siendo su tercer componente más abundante (después de las grasas y los carbohidratos).

«Los HMO alimentan las bacterias beneficiosas en el intestino, donde se encuentra el 70 por ciento del sistema inmunológico de un bebé», según Rachael Buck , Ph.D., investigadora científica de Abbott y experta en salud inmunológica. «Pero lo que es muy especial acerca de los HMO es que también se absorben en el torrente sanguíneo. Así es como apoyan al sistema inmunológico más allá del intestino», explica.
Existen 200 tipos diferentes de HMO y el más abundante en la mayoría de la leche materna es la 2′-fucosillactosa o 2′-FL. Además de su función prebiótica, 2′-FL HMO es beneficioso para el desarrollo del intestino y del sistema inmunológico de los bebés.

Buck explica que «los HMO protegen contra la ECN, a través de la inhibición del receptor 4 en los intestinos de los bebés prematuros. Sus ingredientes pueden salvar vidas con respecto a los resultados de salud a corto y largo plazo en esta población vulnerable. ”Para finalizar, Buck comenta que “si su bebé nace prematuramente, trabajar en estrecha colaboración con el especialista médico y dietista de su bebé, lo ayudará a comprender cómo respaldar un buen suministro de leche materna, de modo que su bebé obtenga la mayor cantidad de HMO posible para ayudar al desarrollo intestinal y del sistema inmunológico.”
Referencias:

  1. USO DE PROBIÓTICOS COMO PROFILAXIS DE ENTEROCOLITIS NECROTIZANTE EN NEONATOS – Revista de Pediatría de Chile (http://www.revistapediatria.cl/volumenes/2017/vol14num4/pdf/PROBIOTICOS.pdf)
  2. Los oligosacáridos de la leche materna 2′-fucosillactosa y 6′-sialilactosa protegen contra el desarrollo de enterocolitis necrotizante al inhibir la señalización del receptor 4 tipo Toll – John Honkins (https://www.nature.com/articles/s41390-020-0852-3)