Testimonio Hospital Puerto Montt: “Lo más importante es que mi donación ayudará a tres personas”

A pesar del llamado de las autoridades y el apoyo de la comunidad, desde el Hospital Puerto Montt (HPM) se continúa reiterando la invitación a la donación voluntaria de sangre, debido a un stock crítico para enfrentar la pandemia y así mantener su disponibilidad para los pacientes que requieran tratamientos e intervenciones. Los donantes en estos momentos son un número menor a lo esperado por el centro de sangre austral, pero al menos en el hospital las colectas realizadas estos últimos tres meses han tenido buenos resultados. La meta establecida en el HPM corresponde con, al menos, 20 donantes diarios y se estuvo logrando pero en pandemia se complejiza cada vez más.

Por eso el llamado es a colaborar con el hospital, y a seguir el ejemplo de muchos funcionarios que realizan la donación voluntaria cada vez que hay una colecta o visitar el Centro de Sangre Austral.

Tal es el caso de una funcionaria del recinto hospitalario que da a conocer su experiencia para concientizar y, a través de su experiencia, invitar a muchos a colaborar en esta noble causa.

Rosana Ilabaca, es funcionaria y encargada de la Biblioteca del recinto hospitalario, lleva dos años ejerciendo el cargo y es primera vez que dona sangre. Ella relata, “nunca había donado antes, es una experiencia fuerte y en pandemia aún más porque nadie anda en las calles. Está todo cerrado y el lugar donde uno va a donar está con rejas, entonces, el ambiente hace que uno tenga más nervios y temor. Aunque yo no me considero tan cobarde una igual se pone tensa, pero desde que ingrese al Centro de Sangre Austral, ubicado frente al mall del centro, la recepción del guardia, el lugar acogedor y lo expedito de la atención hicieron la diferencia”.

Primero un profesional tecnólogo realiza una entrevista donde se solicitan los datos personales y se formulan algunas preguntas de rigor. “La verdad yo había tenido la experiencia en otro lugar y la persona que me había entrevistado era muy poco amigable, pero en el Centro Austral, fue todo lo contrario el profesional me dio tranquilidad y confianza”.

Luego de la entrevista viene la etapa de la extracción que dura entre 6 y 15 minutos, en ese momento la persona que realiza el procedimiento explica el proceso. “Cuando te explican lo que te va a pasar uno siente tranquilidad, se notaba que sabían lo que hacían, eso da mucha seguridad. Al final pasas a una sala muy cómoda donde te regalan agua para recuperarte y donde te dan recomendaciones y sugerencias”.

“En mi caso ‒señala la funcionaria‒, me dijeron que no condujera mi automóvil por posibles mareos, no tuve problemas, no me dolió nada, no me quedo una marca en el brazo; dijeron que la extracción había sido exitosa. Luego la post atención fue súper buena, porque te llegan correos y mensajes que la sangre está bien y que fue aceptada”.

Manifiesta que en definitiva, fue una buena experiencia. “Es importante entender que la sangre que donamos ayuda a tres personas, me explicaron eso en el centro. Entonces eso es relevante y cobra más valor aún el acto de donar, uno tiene un tesoro en la sangre que para otro significa estar bien o estar mal. Los pasos a seguir son simples hay que llamar al Centro de Sangre Austral para reservar una hora. Luego debes sacar un Permiso Especial de Donador de Sangre en Comisaria Virtual”.

Señala Rosana, “para mi donar sangre es quizás el acto de amor más grande que se puede hacer, porque es un tesoro que no se puede comprar y que todos necesitamos y todos los que puedan lo hagan, es muy seguro y las personas que atienden en el centro de sangre te acogen muy bien. No tengo dudas, seguiré donando como voluntario altruista”, finaliza.

Consultas: www.centrodesangreaustral.com