Hospital San José realizó el primer implante en América del Sur de marcapasos único a nivel mundial

MICRA AV es el marcapasos sin cables más pequeño del mundo diseñado para proporcionar sincronía auriculoventricular (AV). Su tamaño es similar al de una píldora y se implanta directamente en el corazón.

El Hospital San José volvió a hacer historia al realizar el primer implante en América del Sur de un marcapasos MICRA AV (VDD). Este es un dispositivo único a nivel mundial: es el marcapasos sin cables más pequeño del mundo y está diseñado para proporcionar sincronía auriculoventricular, lo que es beneficioso para el paciente porque esta es una capacidad que el corazón tiene fisiológicamente. La cirugía se realizó el 8 de octubre.

Micra AV, de la empresa Medtronic, permite tratar a pacientes con bloqueo AV, una condición en la que las señales eléctricas entre las cámaras del corazón (aurículas y ventrículos) están dañadas. MICRA AV se suma a MICRA, dispositivo de estimulación unicameral lanzado en Chile en 2018, también en el Hospital San José. Ambos son los marcapasos más pequeños del mundo: miden 25,9 mm, pesan 1,75 gramos y no tienen cables. Su tamaño es similar al de una píldora y se implantan directamente en el corazón. La implantación estándar dura entre 25 a 35 minutos.

El director del Hospital San José, Dr. Luis González, explica que “nos sentimos muy honrados que la primera implantación tanto en nuestro país como en toda Latinoamérica del dispositivo MICRA AV se haya realizado en el Hospital San José, posicionándonos con ello en un alto nivel en esta materia.

Esta acción confirma, además, la excelente capacidad técnica y calidad de profesionales que el Hospital San José tiene y que están al servicio de nuestros pacientes adultos del área norte de la Región Metropolitana”.

“MICRA AV es un marcapaso que permite a los pacientes tener una mayor calidad de vida y con menos riesgo en su instalación. Su uso fue aprobado en enero de 2020 en Estados Unidos y ya se han instalado siete en nuestro Hospital constituyendo un gran avance terapéutico para nuestros enfermos”, agregó.

La paciente beneficiada es Blanca Morales Díaz (57), dueña de casa de Recoleta, quien posee un largo historial médico por un bloqueo auriculoventricular (AV) congénito. Cuando tenía 17 años le pusieron su primer marcapasos. Fue el inicio de un largo camino de cirugías para implantarle varios dispositivos de estimulación cardíaca, pero su cuerpo los rechazaba. Fue diagnosticada con Síndrome de Marcapasos.

«Mi cuerpo rechazaba los marcapasos. Pasaba que me los ponían en un lugar, pero después se movían y terminaban en otro sitio. También siempre he tenido problemas con los cables, porque se me fracturaban. De hecho, dentro de mi cuerpo tengo muchos cables de los dispositivos que he tenido a lo largo de mi vida, parezco un Robocop», bromea Blanca.

El médico tratante, el electrofisiólogo y cardiólogo del Hospital San José Dr. Roberto Marrero, detalla que “la instalación de este dispositivo, MICRA AV, es tremendamente beneficioso para la paciente porque es una pequeña intervención que es a través de una punción femoral. Si hubiese sido una operación de tórax habría habido riesgo de muerte, riesgo de infecciones y riesgo de una nueva disfunción del marcapaso, por lo que la instalación de este dispositivo es de una alta valoración en la calidad de vida de la paciente. Esta tecnología es un tremendo salto, es el futuro de una tecnología que se viene, porque la cápsula pesa menos de dos gramos y mide 25,9 mm. Es como una pastilla de ibuprofeno”.

Blanca fue dada de alta dos días después de la operación. «Este dispositivo Micra AV que me pusieron ahora, que es sin cables, es como caído del cielo. El doctor Roberto Marrero, quien es mi médico tratante, me contó que existía este aparato. Me dijo que yo era candidata, que me lo merecía porque había sufrido mucho con los marcapasos. Me explicó que tenía que ser este modelo porque tenía que ser uno que estimulara las dos cámaras, como lo hace el Micra AV. Han pasado pocos días, pero ya no siento ese cansancio, porque hasta para hablar me sentía cansada. Pero ahora no, ¡no he sentido nada raro! En mis otras operaciones la recuperación era un poco más lenta y me tenían que abrir, pero en este caso no fue necesario», cuenta la paciente.

Giselle Tutor, directora de acceso al mercado y asuntos públicos para Latinoamérica Sur de Medtronic, explica que “MICRA AV es un marcapasos que genera una disrupción en el mercado, no hay otro igual en el mundo. La novedad de MICRA AV es que, estando alojado en el ventrículo derecho, tiene la capacidad de detectar la actividad cardíaca auricular, sincronizándose con ella y enviando el estímulo eléctrico al ventrículo”.

Sobre MICRA:

Tradicionalmente los sistemas de estimulación cardíaca, o marcapasos, tienen uno, dos o tres cables que se introducen a través de una vena hasta llegar a distintos sitios del corazón, para lograr enviar estímulos eléctricos cuando estos no están presentes. Para instalar la batería se requiere crear un bolsillo en la parte superior del pecho, mediante cirugía. Los marcapasos MICRA no tienen cables ni requieren un bolsillo en el tórax. El mismo marcapasos entrega el estímulo eléctrico y para eso se implanta dentro del corazón. Esto se realiza utilizando solamente una vena de la región inguinal, a través de la cual se introduce un sistema para liberar el marcapasos dentro del corazón. La batería del MICRA AV dura hasta 13 años.