Día Mundial del Niño Prematuro: el contacto físico entre padres y bebés prematuros puede impulsar su desarrollo

El nacimiento de un bebe es un momento único e inolvidable. Cuando un niño nace prematuro, es decir antes de completar las 37 semanas de embarazo, las preocupaciones y dudas son mayores. Por esta razón, en el Día Mundial del Niño Prematuro, Kimberly-Clark señala la importancia de ofrecerles los cuidados esenciales para asegurar su supervivencia y un desarrollo sano.

A través de su marca Huggies®, Kimberly-Clark ha estado impulsando “Un Abrazo Para Cada Bebé”, uno de los mayores programas globales de impacto social establecido que comenzó en 2010 y tiene como objetivo ayudar a los bebés más vulnerables de la sociedad a recibir los abrazos y la atención que necesitan.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), por año, nacen casi 30 millones de bebés prematuros. En Chile, el 12% de los recién nacidos vivos son prematuros, lo que representa alrededor de 2.500 niños anualmente. Asimismo, según dicha entidad, la prematuridad es la principal causa de mortalidad infantil en todo el mundo, y el 68% de las muertes prematuras de bebés pueden prevenirse con medicación, lactancia materna, el acceso a clínicas u hospitales limpios y bien equipados así como también con el contacto piel con piel. Este último es reconocido por sus innumerables beneficios, especialmente en la función cerebral y cardíaca del bebé.

Queremos crear conciencia sobre la prematuridad, especialmente en América Latina, donde la mayoría de los países tienen tasas de prematuridad significativas. Nuestra misión es liderar en lo esencial para una vida mejor, y garantizar una atención adecuada para los bebés más vulnerables y sus familias. Nuestro propósito, a través de nuestra marca Huggies® y del programa Un Abrazo Para Cada Bebé, es promover este tipo de atención y ayudar a que estos bebés puedan desarrollarse y crecer”, menciona Gonzalo Uribe, Presidente de Kimberly-Clark para América Latina.

“En Huggies creemos en el poder de los abrazos. Lo primero que todas las mamás y papás quieren hacer cuando nacen sus hijos es abrazarlos, pero en el caso de los bebés que nacen prematuros es crucial el contacto, ya que favorece el desarrollo y el vínculo afectivo. Como marca esperamos que ningún bebé del mundo se quede sin abrazos”, dice Daniela Potin, Marketing Manager de Kimberly-Clark Chile.