Lentes de contacto en tiempos de Covid-19

A medida que la situación del Covid-19 continúa evolucionando, las dudas de los pacientes se incrementan. ¿Es seguro usar los lentes de contacto? ¿Cómo afecta el COVID-19 el uso de los lentes? ¿Y si uso anteojos qué puede pasar?

Cuando se trata del uso de lentes de contacto, la Asociación Americana de Optometría (AOA) sostiene que estos son dispositivos de salud visual seguros y eficaces, que permiten la corrección de la visión para millones de personas alrededor del mundo.

En el mes de octubre, Lenteplus.com desarrolló un sondeo que incluyó una muestra de 600 participantes en Colombia, México, Chile y Argentina. En él se buscaba entender los efectos que podría tener el aumento de exposición a las pantallas azules en la salud visual.

Nicole Parra, optómetra de Lentesplus.com, explica que cuando se realizan actividades excesivas o por un tiempo muy prolongado en visión próxima se puede generar un exceso de acomodación, similar a una contractura muscular que ocurre en nuestro ojo por exceso de trabajo, produciendo síntomas como visión borrosa ocasional o constante al realizar cambios rápidos de lejos o de cerca, ojos rojos, fatiga ocular y dolores de cabeza. Todo esto también podría influir en el desarrollo de problemas visuales como falsas miopías por malos hábitos visuales y por este sobre esfuerzo que realizan los ojos.

Y cuando se presenta una enfermedad visual, las soluciones suelen ser dos: anteojos o lentes de contacto. Hasta la fecha y en medio de la pandemia, no hay evidencia de que las personas sanas deban evitar el uso de lentes de contacto o que se encuentren en mayor riesgo de contagio por Coronavirus, en comparación con quienes usan anteojos.

Para cuidarse efectivamente durante esta crisis sanitaria, Lentesplus.com recuerda algunos puntos importantes para el uso de lentes de contacto en tiempos de Covid-19:

1. Los lentes de contacto en sí, no son transmisores del Covid-19

Es de gran importancia que los usuarios de lentes de contacto practiquen siempre una buena higiene al manipular los lentes. Tocar la cara puede propagar gérmenes, por lo que una rutina de limpieza meticulosa se convierte en un requisito vital para evitar el contagio.

Cuando se utilizan los lentes de contacto o anteojos, se deben lavar las manos cuidadosamente y a fondo con agua y jabón, durante al menos 20 segundos, seguido de secarlas con toallas de papel, no utilizadas. Esto debe ocurrir antes de cada inserción, y retiro de los lentes de contacto. Si el agua y el jabón no están disponibles fácilmente, se puede usar un desinfectante de manos, que contenga al menos 60 por ciento de alcohol.

2. Desinfectar los lentes de contacto

Deben deshacerse de sus lentes desechables de uso diario cada noche, o desinfectar regularmente sus lentes de contacto mensuales y de dos semanas, de acuerdo con las instrucciones del fabricante y del profesional en la salud visual.

3. Suspender el uso de lentes de contacto si se está enfermo

De acuerdo con las recomendaciones, aquellos que se sienten enfermos o con síntomas similares a la gripe, deben dejar de usar lentes de contacto. Las personas sanas, pueden seguir usando y cuidando sus lentes de contacto, según lo prescrito por su profesional en la salud visual.

4. Los anteojos no han demostrado ofrecer protección

No hay evidencia científica de que el uso de anteojos proporcione protección contra el Covid-19 u otras transmisiones virales. Aunque el riesgo de contagio por esta vía es mínimo, se aconseja limpiarlos después de haber estado expuesto a las secreciones respiratorias de otras personas o haberlas tocado luego de palpar superficies expuestas.

Se sugiere remojar los anteojos en agua tibia, y aplicarles una pequeña dosis de jabón neutro en cada lente y en el armazón. No hay que limpiar los anteojos con alcohol, acetona o productos disolventes, ya que dañan la montura, y deterioran la superficie de los lentes. Durante un minuto, se deben frotar suavemente ambos lados de los lentes, y todas las partes del armazón. Finalmente, hay que enjuagar los anteojos con agua para eliminar los residuos. Para secar los anteojos, se aconseja usar un paño limpio de algodón sin pelusas o pañuelos de papel, parte por parte (armazón, lentes, bisagras). Al terminar, hay que lavarse nuevamente las manos.