La mitad de los chilenos dice que necesita atención de salud mental y un tercio apoyo espiritual

Investigación de la U. San Sebastián revela que la pandemia de Covid-19, la soledad y la distancia han profundizado la espiritualidad de los chilenos.

La pandemia de Covid-19 ha generado varios cambios en la vida de las personas. Esta realidad es la que quiso analizar el Instituto de Estudios para la familia de la Universidad San Sebastián mediante la investigación “Tiempos de pandemia: una mirada a la familia chilena”, una encuesta digital abierta en la que participaron 1.787 personas a lo largo del país, todas mayores de 18 años.

La encuesta, que fue distribuida y difundida entre el 11 de septiembre al 4 de octubre, reveló la percepción que tienen los chilenos respecto de su estado de salud mental y la necesidad de apoyo espiritual durante este tiempo de crisis sanitaria.

Un dato que llamó la atención de los investigadores es que el 51% de los encuestados reconoce que necesita que necesitará a futuro atenciones en salud mental o consejerías, mientras que el 35% considera que necesitarán apoyo espiritual o de comunidades religiosas.

Mauricio Echeverría, director Instituto de Estudios para la Familia, U. San Sebastián, señala que esperaban que este porcentaje fuera alto, pero no en este nivel. “Cuando preguntábamos en qué ayuda se han apoyado para llevar adelante la pandemia, pocos dijeron apoyo institucionales, un 29% lo mencionó, la mayoría se apoya en la familia”.

A juicio de Klaus Droste, decano de la Facultad de Psicología de esta institución, explica que ese 51% es una percepción personal y no implica necesariamente que en realidad, todos ellos requieran esa atención o que ese porcentaje de la población llegue a la consulta de algún psicólogo, podría no concretarse.

En todo caso, reconoce que las consultas pero no el tiempo de atención. En otras palabras, más personas están consultando con psicólogos, pero son unas pocas sesiones, no es una psicoterapia. “Entienden que todo lo que están sintiendo es normal, entonces no están en muchas sesiones, es un proceso más corto porque, en general, no es problema tan profundo que tengan instalado, es más bien la falta de experiencia en situaciones como las que estamos viviendo”, indica.

Respecto de cómo saber si se requiere o no atención del tipo psicológica, Droste dice que los primeros signos son el nivel de ansiedad, momentos de angustia y de poca seguridad respecto del futuro. “Cuando estas en el presente y te proyectas en el futuro y se te nubla la razón, o te sientes débil o frustrado frente a eso” es una señala de que se requiere ayuda.

Consultados por la forma en la que han enfrentado la pandemia y el aislamiento, se observa una predominancia de una búsqueda de apoyo en los círculos cercanos de los sujetos y en el ámbito espiritual, más que en instituciones ajenas al ámbito personal y privado de los encuestados. El 51% declara compartir las dificultades con sus parientes, otro señalan buscar estímulo y apoyo en amigos, otro 51% menciona que lo sobrelleva participando en actividades de iglesia o culto y el 78% dice que teniendo fe en Dios. Fuente:latercera.com