Asperger: Llaman a tener cuidado con las curas «milagrosas»

Cobran altas cifras por la cura que nunca llega ofreciendo mejoras sin evidencia científica lo que pone en riesgo la salud de usuarios con trastorno del espectro autista TEA.

Preocupación genera la proliferación de supuestas “Curas Milagrosas” que aparecen en diversas redes sociales, relatando experiencias, asegurando resultados y cobrando altas sumas de dinero.

Muchos ilusionados y con gran esfuerzo han desembolsado grandes cantidades de dinero esperando un resultado que nunca llega. Esto porque, aunque muchos lo aseguren, no existe evidencia científica que respalde la cura.

Lo más peligroso, según advierte la psicóloga y Asesora Salud Mental del Subdepartamento de Atención Primaria en Salud, Servicio de Salud Chiloé, Evelyn Alvarado, es que se pone en riesgo la salud, con métodos que no han sido probados y que no tienen evidencia científica de su efectividad, engañando a quienes muchas veces con esfuerzo acceden a estas terapias.

Por ello durante el encuentro virtual en que participó, Paola Gerding, de Agrupación Asperger Chiloé; Camila Brahm, psicóloga Equipo TEA Hospital Castro y Evelyn Alvarado, psicóloga Salud Mental del Servicio de Salud Chiloé, destacaron la importancia de advertir a toda la comunidad a no caer en la trampa de estas personas inescrupulosas que juegan con la salud de la gente, en este caso poniendo en riesgo a niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Para la Neuróloga infantil del hospital base de Castro, Dra. Claudia Sáez resulta vital que la comunidad sepa los riesgos a los que se exponen al tomar estas “curas milagrosas” que se ofrecen, por ello año a año el equipo TEA del hospital base desarrolla diversos talleres educativos orientados principalmente a padres y cuidadores de niños y niñas con trastorno del espectro autista, donde se explica en detalle la diferencia entre terapias alternativas y terapias complementarias.

“Las terapias completarías habitualmente utilizadas, si bien cuentan con poca evidencia y estudio, no dañan. Entre ellas figura el uso de melatonina para mejorar el sueño, que no causa ningún peligro a quienes las consumen; ciertas vitaminas como B12, vitamina D, y los ácidos grasos (omegas). Lo importante es que sean siempre bajo indicación médica y en ocasiones previa toma de exámenes para verificar su necesidad”.

Respecto a las terapias alternativas, la neuróloga infantil Dra. Claudia Sáez fue enfática en advertir que hay terapias que no sólo NO SIRVEN, sino que causan DAÑO, recomendando las terapias complementarias que sí han demostrado eficacia como la hidroterapia, la equino terapia y la musicoterapia.

En la red asistencial de Chiloé, aseveró el director del Servicio de Salud, Erik Poblete, se cuenta actualmente con dos neurólogas infantiles y una psiquiatra infantil en el hospital de Castro, sumado a una Neuróloga infantil en el hospital San Carlos de Ancud, que llegó recientemente.

Respecto a la prevalencia del TEA, los resultados del estudio realizado por el equipo del Hospital base a nivel provincial dan cuenta de un aumento en el porcentaje de usuarios con diagnóstico de TEA en los últimos 4 años de un 309%, ingresando al programa en promedio 75 pacientes al año. “Si consideramos esas cifras es posible proyectar un número cercano a los 500 pacientes para finales del año 2020, lo que obedece principalmente al aumento de diagnóstico y derivación de la Atención Primaria de Salud”. Aseguró la Neurologa infantil, dra. Claudia Sáez.

Los pacientes TEA requieren para sus tratamientos terapias y estimulación de un equipo multidisciplinario que contempla el apoyo de terapia ocupacional, fonoaudiología, psicología clínica y, al tratarse de una condición de por vida, los pacientes al cumplir 15 años, son derivados a neurología adulto, para continuar con su apoyo y seguimiento.

Recuerde: Antes de tomar un tratamiento alternativo piense: si parece demasiado bueno para ser verdad, seguramente no lo es.

Si la terapia o producto ofrecido asegura curar una gran variedad de enfermedades, no confíe solamente en testimonios, asegúrese de que tenga evidencia científica, la salud no es un juego.