Contraindicaciones: Sugieren que el paracetamol puede gatillar comportamientos impulsivos

Un estudio realizado por la Universidad de Ohio demostró que el acetaminofeno, compuesto activo del popular medicamento, puede causar alteraciones en la psiquis, reduciendo la empatía e incluso alterando los procesos cognitivos.

El analgésico más consumido a nivel mundial podría hacer mucho más que solo aliviar tus dolores de cabeza, según sugiere nueva evidencia.

El acetaminofeno, mejor conocido como paracetamol y vendido ampliamente como “Panadol”, también estaría haciendo que tomes más riesgos, de acuerdo a un nuevo estudio que midió cómo el consumo del medicamento cambia el comportamiento de las personas.

“El Acetaminofeno parece provocar que las personas sientan menos emociones negativas cuando consideran actividades riesgosas, simplemente no se sienten igual de asustadas”, aseguró a ScienceAlert Baldwin Way, neurocientífico de la Universidad del Estado de Ohio.

“Con cerca del 25% de la población de Estados Unidos consumiendo Panadol todas las semanas, las percepciones de riesgo reducidas y el incremento de la toma de riesgos podría tener importantes efectos en la sociedad”, agregó Way.

Los hallazgos se suman a un reciente cuerpo de investigación que sugiere que los efectos que tiene el acetaminofeno sobre la reducción del dolor también se podrían extender a variados procesos psicológicos, disminuyendo la receptividad de las personas hacia herir sentimientos, experimentando reducida empatía e incluso opacando ciertas funciones cognitivas.

De forma similar, la nueva investigación sugiere que la habilidad afectiva de las personas para percibir y evaluar riesgos puede ser perjudicada por el consumo de acetaminofeno.

Mientras los efectos puedan ser leves, definitivamente son notables, dado que el compuesto se encuentra en cientos de medicamentos sin recetas a nivel mundial – lo que podría estar alterando el juicio de millones de personas.

En una serie de experimentos que involucraron a más de 500 voluntarios universitarios, Way y su equipo midieron cómo solo una dosis de 1.000 mg de acetaminofeno (el máximo recomendado en dosis adultas) asignados aleatoriamente a los participantes afectaron su comportamiento al momento de tomar decisiones arriesgadas, comparado a los placebos que se les entregó al grupo de control.

En cada uno de los experimentos, los participantes debieron inflar un globo en una pantalla de computadora, cada bombeo les entregaba una determinada cantidad de dinero. Se les entregó la instrucción de ganar la mayor cantidad de dinero posible, bombeando al globo digital lo más posible sin romperlo.

Los resultados demostraron que los estudiantes que consumieron acetaminofeno tomaron muchos más riesgos durante el ejercicio en comparación al grupo placebo. En general, aquellos que consumieron Panadol reventaron sus balones mucho más seguido que aquellos que no.

Tras los resultados publicados en Social Cognitive and Affective Neuroscience, aseguran que se deben explorar los mecanismos biológicos responsables de los efectos que tiene el acetaminofeno sobre la psiquis de las personas en futuras investigaciones.