Cuando la lactancia duele: Consejos para amamantar sin dolor

La principal causa de unos pezones doloridos suele ser un agarre incorrecto del bebé al pecho. 

Recientemente se celebró la Semana Mundial de la Lactancia, sin embargo, este proceso natural y que debiera ser un momento único no siempre es así, ya que pueden surgir complicaciones que hacen sentir frustración e incomprensión a las mamás, incluso llegar a plantearse dejar de lado este importante periodo, aun cuando los beneficios de la leche materna sean indiscutibles. 

Entre los problemas más frecuentes está el sentir dolor en los pezones, dolor que los primeros días no debería pasar de ser una molestia y conforme pasan los días debería desaparecer. Y, es que «los pezones son más sensibles durante los primeros 7 días postparto. Lo importante es revisar la postura y acople. Que el bebé enfrente a la madre, abdomen con abdomen, oreja, hombro y cadera alineados», aconsejan desde el sitio web de Chile Crece Contigo.  

Nuevas Tendencias en Lactancia 

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los bebés los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludable. La OMS recomienda lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más. 

«Mantener un adecuado suministro de leche materna es fundamental para continuar con la lactancia materna, y la extracción de la leche ayuda a lograrlo de manera más rápida y sencilla», sostiene Roberto Mayerson dueño de Tienda Urbano. En este sentido, el uso de los extractores de leche «ayudan al que pezón descanse mientras el niño sigue recibiendo todos los nutrientes de la leche materna». 

Desde Nueva Zelanda ha llegado la exclusiva línea de recolectores de leche materna Haakaa. Complemento ideal para la lactancia. Haakaa funciona por presión negativa, se adhiere al pecho y crea un vacío que succiona la leche. 

La forma más eficaz de usar Haakaa es ponerlo en el otro pecho mientras se amamanta. De esta forma se aprovecha el reflejo de eyección que el bebé estimula cuando toma pecho, recolectándose toda la leche que de otra forma se perdería en el absorbente de leche o en la ropa interior. Al no imitar la succión del bebé, también sirve para aliviar la congestión mamaria sin estimular la producción de más leche. 

Pequeño, portátil y se puede sostener con una mano, ayudando a que las mamás puedan extraer leche de manera fácil y discreta. Es libre de BPA, PVC y plomo, ha sido testeado de acuerdo con los estándares de seguridad europea EN14350 y las regulaciones de la FDA de Estados Unidos. 

Los valores de los recolectores van desde los $ 23.990