Dieta Mediterránea y hábitos saludables en pandemia para cuidarnos en el Mes del Corazón

Con el objetivo de prevenir enfermedades cardiovasculares, en el marco del Mes del Corazón, la nutricionista del Hospital Puerto Montt, Cheryl Bodin, promueve cambiar algunos hábitos en la alimentación relacionados con la Dieta Mediterránea.

La Dieta Mediterránea, explica la profesional no solo tiene que ver con los alimentos que consumimos, sino que también con las porciones, la forma de cocinar, los productos, y por sobre todo, con la idea de regresar a cocinar en familia, preparar comida casera y compartir, “esta última es una gran oportunidad que nos entrega el escenario del confinamiento”, asegura Cheryl.

Otro aspecto, antes de entrar a conocer los alimentos, es la importancia de cambiar la palabra dieta por el concepto de plan, “un plan es un sistema de vida en cuanto a la alimentación adecuado para cada persona según sus antecedentes de salud, en cambio la dieta es un concepto que las personas interpretan como una restricción a la comida e inmediatamente genera rechazo”, asegura.

La base de la pirámide mediterránea contempla la actividad física, luego continúa con las frutas y verduras, granos integrales, legumbres, aceite de oliva, (de consumo diario) luego los pescados y mariscos, (dos veces por semana), luego pollo, lácteos, huevos, (semanalmente, pero de forma moderada), finalmente carne y dulces (con poca frecuencia). La hidratación se contempla de forma abundante y el alcohol con consumo moderado.

La nutricionista del Hospital Puerto Montt, Cheryl Bodin, explica que junto a los alimentos que consumimos, hay otros cambios que nos ayudarán a mejorar nuestra salud cardiovascular, por ejemplo para prevenir infartos y también para controlar enfermedades crónicas como la diabetes.

“El aceite de oliva es una grasa saludable más resistente a las temperaturas, por ejemplo, si voy a saltear las verduras es mejor usar aceite de oliva, en cambio, para los alimentos que se van a consumir crudos se puede usar un aceite vegetal que es más económico. Otra recomendación es enjuagar los pescados como jurel o atún, que vienen enlatados, antes de prepararlos ya que vienen con mucho sodio, utilizado para la conservación de los alimentos”.

Comer legumbres dos o tres veces a la semana, también es un consejo de la nutricionista, “tienen alto contenido en fibra que absorbe el colesterol a través de la fibra, lo mismo hacen los frutos secos. Para evitar colesterol alto los lácteos deben preferirse descremados, igualmente es importante hidratarse mucho, ojalá con agüitas de hiervas y no con jugos embazados o bebidas”.

Las últimas recomendaciones en este Mes del Corazón tienen que ver con los horarios y porciones para comer. “Se debe evitar pasar tantas horas sin comer, sobre todo para los pacientes crónicos, hay que fraccionar las comidas o hacer colaciones. En relación con los horarios, es importante reorganizarlos, sorbe todo ahora que las personas se están levantando más tarde”.

Cheryl Bodin finaliza, “no existe un patrón perfecto para las comidas, depende de la enfermedad crónica que tenga la persona, los alimentos no son los culpables de las enfermedades, pero hay que saber las porciones y horarios para consumirlos, esas indicaciones las entrega el especialista para cada persona, son indicaciones individuales, no son para recomendarlas a otras personas, como vecinos o amigos”.