Anatomía Patológica Hospital Puerto Montt en pandemia: “Ha sido un gran desafío vencer el miedo y mantener la motivación”

Anatomía Patológica es una unidad de alta complejidad del Hospital Puerto Montt (HPM) que cuenta con 40 funcionarios, entre los que se encuentran médicos anatomopatólogos, tecnólogos médicos, administrativos, técnicos paramédicos, auxiliares y bioquímico, quiénes tienen la función primordial de realizar diagnósticos morfo moleculares diferidos e intraoperatorios, en muestras de tejido (biopsias), piezas quirúrgicas y citologías de pacientes. Para lo anterior, es necesario realizar un estudio macroscópico de las muestras, un posterior análisis histológico en el microscopio y la ejecución de técnicas complementarias (estudio inmunohistoquímico, PCR en tiempo real, hibridación in situ, inmunofluorescencia, genotipificación, etc). 

Para el Dr. Javier Ignacio Quezada Marín, jefe Unidad de Anatomía Patológica y Diagnóstico Molecular, “la generación de un diagnóstico correcto y a tiempo, es relevante para la definición de conductas clínicas o quirúrgicas de los tratantes, pero también es esencial para determinar el pronóstico y eventuales terapias de medicina personalizada en pacientes oncológicos, sin anatomía patológica no hay diagnóstico de certeza de ningún cáncer, ni tampoco una etapificación precisa de estos”.

El especialista agrega, “somos la Unidad de Anatomía Patológica de mayor complejidad de la macrozona Sur-Austral, recibimos interconsultas de casos complejos del resto de la red. Anualmente se reciben más de 15 mil muestras de tejido y cerca de 35 mil citologías en nuestra unidad, adicionalmente tenemos a cargo la gestión de morgue, en donde nuestros auxiliares realizan una destacada labor, tanto en la entrega de fallecidos, como en la contención emocional de sus familiares. Esto último ha sido muy relevante en este periodo de pandemia, considerando los estrictos protocolos vigentes y la compleja coordinación que se debe realizar con las diferentes unidades clínicas, para el traslado seguro y entrega de fallecidos Covid-19”.

En Pandemia esta unidad se ha preocupado de manera importante por el traslado de muestras, con énfasis en el manejo seguro de estas para el estudio intraoperatorio. La recepción de muestras se realiza con los elementos de protección adecuados, estableciendo la distancia física apropiada con el usuario, la que ha sido señalizada en la recepción con la demarcación apropiada.

Debido a la contingencia y como se establece de acuerdo a normativa, fueron suspendidas las reuniones clínicas y comités oncológicos que se realizaban en las salas de reuniones, siendo reemplazados por reuniones vía Zoom. Además, se realiza un reporte del control de temperatura y sintomatología de todos los funcionarios que se envía a diario.

Hemos seguido de manera muy responsable las recomendaciones de prevención de riesgos y salud ocupacional. Esto incluye respetar el máximo de funcionarios permitidos por cada área del laboratorio y oficinas administrativas, con el fin de mantener el distanciamiento físico requerido. Para lograr lo anterior, hemos tenido que recurrir a diferentes sistemas rotativos, que han implicado un gran esfuerzo por parte de nuestros funcionarios, lo anterior ha permitido mantener la continuidad de las labores del servicio en un 100%, sin descuidar la seguridad del personal”,añadió.

Y agrega que, “hasta el momento, gracias al autocuidado y responsabilidad de todos, no hemos tenido contagios, lo que esperamos se mantenga en el tiempo”.

Para el especialista, asumir la responsabilidad de mantener protegidos a los funcionarios junto a la continuidad de la atención con la mayor normalidad posible ha sido un gran desafío, “mantener la motivación y vencer el miedo han sido los grandes desafíos, entendiendo que cada uno tiene una realidad familiar diferente y que por supuesto existe un miedo razonable ante esta grave instancia epidemiológica”. Refuerza, que “para esto he contado con el permanente apoyo de la supervisora del laboratorio y las jefaturas subrogantes. Hemos recalcado que, a pesar de la epidemia, existen muchos pacientes esperando un diagnóstico, por lo que empatizar con ellos ha sido el motor de nuestro funcionamiento”.

Para el Dr. Javier Quezada la pandemia ha vuelto a relevar un tema importante que tiene que ver con privilegiar lo colectivo por sobre lo individual, para obtener mejores resultados globales. “Es nuestro deber ético como ciudadanos cuidarnos y disminuir al mínimo el riesgo de contagio, esto último implica restricciones y limitaciones personales, pero que tienen como fin superior el bien común.  Esperemos que pasada la crisis seamos un país más justo, cooperativo y con una mirada de largo plazo que sea beneficiosa para todos. Para finalizar quisiera agradecer a cada funcionario de Anatomía Patológica y de Morgue, a quienes quiero felicitar públicamente, ya que han mostrado una voluntad a toda prueba, un gran compromiso y empatía con los pacientes y con sus familias. Para mí es un orgullo poder contar con su cooperación día a día”.