Con estrictas medidas de seguridad se reactivan las obras de Hospital de Ancud

Las reanudaciones de las obras fueron confirmadas por el director del servicio de salud Chiloé Erik Poblete y el subdirector médico del organismo Dr. Luis Ferrada quienes aseguraron que es lo más importante es velar por la salud de los trabajadores y de la población de la provincia.

Cumpliendo con todos los protocolos impuestos por la autoridad, sumado a otras estrictas medidas de seguridad adoptadas por el servicio de salud Chiloé, se dio el vamos a la reactivación de las obras de construcción del nuevo hospital de Ancud, que fueron suspendidas el pasado 23 de marzo producto de la alerta sanitaria por covid-19.

Al respecto el director del servicio salud Chiloé Erik Poblete, explicó que, tras la aprobación de todos los protocolos aprobados por la Autoridad Sanitaria, con el equipo técnico, se tomó la decisión de reanudar las obras, teniendo como eje principal salvaguardar la vida de los trabajadores, funcionarios y de toda la comunidad de Chiloé.

De manera conjunta el servicio de salud Chiloé trabajo desde el 25 de junio hasta el 20 de julio, con la empresa Besalco y con la autoridad sanitaria, entidad que ha fiscalizado desde el inicio las obras, realizando los exámenes a los trabajadores antes del ingreso a la isla grande y en la obra evitando posibles contagios por coronavirus, además de los test rápidos a la Obra.

Al respecto Erik Poblete Torres aseguró que: “Se ha reforzado con equipos sanitarios al interior de la obra y equipos constructivos, iniciándose  el 5 de agosto con movimientos de tierra para habilitación de lugares constructivos, ordenar espacios entregando respuesta a la resolución sanitaria y hemos sumado una sala de procedimientos menores para testear a los trabajadores”.

A lo anterior, agregó el director del organismo que dentro del protocolos se han mantenido reuniones diarias con la gerencia de la empresa Besalco, tomando medidas financieras y administrativas respecto del reinicio de las obras llevando adelante el cumplimiento de los protocolos establecidos para hacer frente a la pandemia, explicando que el 30% de mano de obra es Chilota en esta etapa de reinicio de obras”.

El alto directivo acotó que se ha oficiado a la Autoridad Sanitaria y también a la Inspección del Trabajo para realizar una adecuada fiscalización y con ello, garantizar todas las medidas sanitarias y de seguridad.

En tanto, el subdirector médico de la institución Dr. Luis Ferrada agregó que, con el firme objetivo de proteger la salud de las personas, se decidió tomar otras medidas sanitarias complementarias que si bien, no se encuentran en el protocolo, son muy importantes para asegurar que no existan brotes por coronavirus en los 184 trabajadores que actualmente se encuentran en la obra. “Nosotros como Subdirección Médica del Servicio, independiente de todos los Protocolos que la Autoridad Sanitaria y que el Servicio de Salud y que la empresa han dispuesto, hemos decidido con el objetivo último de proteger la salud de la población de Chiloé y en especial de la comuna de Ancud tomar alguna medidas extras, las que no están incluidas en el protocolo, pero creemos que son importantes para asegurar con mayor probabilidad de que no existan brotes, y si existen casos, podrán aislarlo en forma inmediata. En ese contexto lo que se realizará una vez que los trabajadores ingresen a Chiloé y acudan a la obra por primera vez, se le tomará un test rápido, que como su nombre dice es un test que nos permite identificar si esa persona ha tenido contacto con el virus o está teniendo contacto recientemente y nos permite discriminar entre aquellos que pueden tener defensas y aquellos que no han tenido contacto con el virus y de aquellos que tiene un contacto reciente y requieren de una prueba que es confirmatoria, que es la PCR, de esta manera todas las personas que ingresen a la obra, deben someterse a este examen. Posteriormente la empresa tiene la obligación por protocolo de repetir este testeo quincenalmente, así nos aseguraremos de que las personas que ingresen a trabajar en la obra tengan una muy baja probabilidad de estar contagiados con coronavirus y, en el caso que se identifique algún contagio, se aislará de inmediato”

Para asegurarse de que todas las medidas se cumplan se incorporará un profesional de la salud de manera permanente al interior de la obra con el fin de supervigilar el cumplimiento de las medidas sanitarias.

Erik Poblete indicó que las obras del nuevo hospital de Ancud consideran una inversión de 88 mil millones de pesos, contando actualmente con un 45 por ciento de avance en los 33.436 m2 de construcción. Respecto a las obras complementarias, aseguró que se encuentran en adjudicación de la licitación y cuentan con financiamiento del Gobierno Regional por un monto de 4.500 millones de pesos.

El director del servicio de salud Chiloé se refirió también a la construcción del hospital de Quellón que lleva adelante la empresa Besalco que no ha detenido las faenas, asegurando que como medida preventiva se ha disminuido el número de trabajadores: “La obra de Ancud debería contar con 500 trabajadores, sin embargo, hoy se están iniciando los trabajos con 180 trabajadores, y el aumento se verá de acuerdo al comportamiento de la pandemia”.

Para el ingreso a las obras de Ancud y Quellón los trabajadores deben cumplir con un protocolo y dar cuenta del nombre completo, Rut, declaración jurada, lugar de residencia y lugar de descanso, lo que es fiscalizado por la autoridad sanitaria y además por la Inspección del Trabajo y principalmente por la Empresa Besalco.