Estudio a nivel latinoamericano: Casi la mitad de los chilenos subió de peso durante la cuarentena

En 11 países de la región, además de España, se realizó la «Encuesta de Consumo de alimentos y ansiedad durante la cuarentena por COVID-19 en Iberoamérica». Mientras un 44,5% de los chilenos reconoció haber ganado algunos kilos, casi un 14% dice que disminuyó de peso.

Un considerable segmento de la población de nuestro país que participó entre abril y la primera semana de mayo en la «Encuesta de Consumo de alimentos y ansiedad durante la cuarentena por COVID-19 en Iberoamérica», reconoció que a lo largo de este tiempo de pandemia y confinamiento ha subido de peso.

Mientras el promedio de los países en donde se realizó el estudio (Argentina, Colombia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Guatemala, México, España y Chile) alcanza un 38,5%, entre los 1.722 compatriotas encuestados un 44% respondió de manera afirmativa.

En conversación con La Tercera, la nutricionista y profesora investigadora de la Universidad de Las Américas, Leslie Landaeta, explicó que la idea de la investigación surgió en un principio a raíz del estallido social de octubre y cómo esa situación podía generar cuadros de ansiedad. Sin embargo, la aparición de la pandemia cambió el rumbo y foco del estudio.

Al desglosar las cifras, el nutricionista y académico de la Universidad San Sebastián, Samuel Durán, detalló que la mitad de los encuestados dijo haber cambiado su dieta y el 29% dijo además, haber aumentado el tamaño y la cantidad de las porciones.

“Cuando analizamos la calidad de la dieta, los habitantes de España, son los que están mejor evaluados, tienen dieta mediterránea, comen más frutas y alimentos integrales. Chile es el que tiene la peor calidad, con menos consumo de frutas y alta en alcohol», sostiene. Al hacer una comparación, el facultativo añade que solo el 70% de los chilenos llega a la recomendación de cinco porciones de frutas y verduras al día, mientras que en España es el 90%.

Otra de las estadísticas que se desprenden del estudio, según la doctora Landaeta, es que «las personas que más subieron de peso fueron las que comieron más porciones de frituras a la semana y más pastelería casera también. Los encuestados reportan comer más de estos alimentos pero no sabemos cuánto más. También, señalan que han aumentado el tamaño de las porciones ahora que están en casa».

En concreto, en nuestro país un 41,8% de las personas consultadas aseguró haber mantenido su peso, mientras que 44,5% aumentó y sólo un 13,7% disminuyó en algunos kilos.

ALZA EN PRODUCTOS DE REPOSTERÍA

Un dato a destacar que es proporcionado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC), es que durante junio los precios de los productos de repostería subieron un 2,6%, con lo que alcanzó un alza anual de 3,5% en lo que va corrido de año.

A modo de conclusión, los investigadores concluyeron que el confinamiento y las cuarentena hace que las personas están más ansiosas y anhedónicas (incapaces de experimentar placer en actividades que normalmente encuentran agradables). Esto deriva en que consumen más frituras y dulces, ya que son alimentos más placenteros sensorialmente y que dan mayor satisfacción.

Un dato a destacar es que quienes nunca comieron frituras, presentaban también menor nivel de ansiedad. En contraparte, de los que consumieron tres o más veces fritura a la semana, el 63,5% reconoció haber aumentado de peso.

CLASE MEDIA-BAJA: QUIENES MÁS SUBIERON DE PESO Y MÁS FRITURAS CONSUMIERON

En tanto, sobre el consumo de verduras, los que consumieron dos o más veces al día en su mayoría mantuvieron el peso (44%). Quienes no consumieron este tipo de alimentos, ganaron más peso (62,5%).

Otra arista fundamental en el estudio tiene que ver con el nivel socioeconómico. La doctora Landaeta consignó que «los que decían permanecer a la clase media alta están dentro de los que más se mantuvieron, mientras que los media-baja más subieron y más frituras comieron».

Por último, se menciona que entre los alimentos que aumentaron su consumo a nivel Latinoamericano aparece en primer lugar la pastelería casera, luego los chocolates, en tercer lugar las frutas y en cuarto, los alimentos fritos. A nivel chileno, se encuentran el yogur, las papas fritas, los chocolates y la pastelería casera. Fuente: 24horas.cl