Estudio revela que pacientes con COVID-19 recuperados tienen daño cardíaco meses después

De los 100 pacientes estudiados, 78 tenían daño cardíaco persistente a pesar de estar «en su mayoría saludables … antes de su enfermedad»

Más de medio año después de la pandemia de COVID-19, los expertos están aprendiendo más sobre el virus que inicialmente se creía que era solo una enfermedad respiratoria. Con el tiempo, queda claro que el COVID-19 ataca mucho más que los pulmones, y una nueva investigación indica que puede dejar un daño cardíaco duradero, incluso en personas anteriormente sanas que se han recuperado de los síntomas iniciales.

Dos nuevos estudios, ambos de Alemania, examinaron los efectos del coronavirus en el corazón, uno centrado en pacientes recuperados y el otro en víctimas mayores del virus.

El primer estudio, publicado el lunes en JAMA Cardiology, encontró que tres cuartos de los pacientes recuperados con COVID-19 se quedaron con cambios estructurales en sus corazones, incluso dos meses después.

Getty Images

Los investigadores examinaron Resonancias Magnéticas (IRM) cardíacas de 100 pacientes recuperados con COVID-19 entre las edades de 45 a 53 años, y los compararon con IRM de personas similares que no contrajeron el virus. La mayoría de los pacientes con COVID-19 se habían recuperado en su hogar, mientras que 33 tuvieron que ser hospitalizados en algún momento de su enfermedad.

De los 100 pacientes con COVID-19, 78 tenían cambios estructurales en sus corazones. Dentro de ese grupo, 76 tenían un biomarcador que generalmente se encuentra en pacientes que tuvieron un ataque cardíaco, y 60 tenían inflamación cardíaca, llamada miocarditis. Todos los pacientes estaban «en su mayoría sanos … antes de su enfermedad», dijeron los investigadores.

«Los pacientes y nosotros estábamos sorprendidos por la intensidad y la prevalencia de estos hallazgos, y de que todavía eran muy pronunciados a pesar de que la enfermedad original ya había estado en unas pocas semanas», dijo a UPI la coautora del estudio, la Dra. Valentina Puntmann, un médico consultor, cardiólogo y farmacólogo clínico del Hospital Universitario de Frankfurt en Alemania.

El segundo estudio, también publicado en JAMA Cardiology, analizó los informes de autopsia de 39 víctimas de COVID-19 entre 78 y 89 años que murieron al comienzo de la pandemia. Los investigadores encontraron que el virus había infectado el corazón en el 41 por ciento de los pacientes.

«Vemos signos de replicación viral en aquellos que están muy infectados», dijo a Stat el coautor del estudio Dirk Westermann, cardiólogo del Centro Cardiovascular y Vascular de la Universidad de Hamburgo. «Todavía no conocemos las consecuencias a largo plazo de los cambios en la expresión génica. Sé por otras enfermedades que obviamente no es bueno tener ese mayor nivel de inflamación».

Un ejemplo que refleja el resultado de estos estudios es el caso del lanzador de beisbol de los Red Sox de Boston, Eduardo Rodríguez, quien el domingo confirmó que aún no comenzará la nueva temporada de MLB porque está lidiando con miocarditis, la inflamación del corazón encontrada en el primer estudio, en los meses posteriores a la contratación de COVID-19. Fuente: t13.cl