Expertos prevén alza de casos Covid-19 hacia mediados de agosto

Primeros contagios ocurrirían entre cinco y siete días, pero se conocerían más tarde, por demoras en los test. Según Minsal, los casos diarios llevan cinco días en baja sostenida y positividad cayó a 10,6% en el país.

“Si hay que volver atrás, volveremos atrás. Todos tenemos conciencia de que en muchos países han ocurrido rebrotes”, dijo ayer el ministro de Salud, Enrique Paris, consultado por eventuales alzas de contagios que podría traer la fase de transición que rige desde ayer en siete comunas de la Región Metropolitana.

Ayer, en el primer día de la apertura, los vecinos salieron a la calle, recorrieron plazas y reabrió el comercio no esencial. Todo, mientras las autoridades sanitarias destacaban la tasa más baja de positividad en el país (10,6%) y cinco días consecutivos de contagios a la baja.

Pero la reactivación de zonas altamente pobladas, en una región que ayer registró 658 contagios, preocupa a los expertos que siguen el curso de la pandemia. Especialmente a quienes opinan que la primera ola aún no ha sido controlada.

Y las críticas llegaron muy cerca de la cartera sanitaria. Ayer, el intensivista jefe de la UCI de la Clínica Indisa, Sebastián Ugarte, fue invitado a la vocería diaria, para reforzar junto al ministro Paris el llamado al autocuidado. Y allí se requirió su opinión frente al desconfinamiento. “Tengo una postura más cauta; efectivamente, considero que es apresurado, pero es una medida que ya es realidad”, admitió.

Mientras, el salubrista y médico internista del Sótero del Río Juan Carlos Said plantea que “este brote no ha terminado, todavía tenemos una positividad del 10%, mientras que la OMS habla de positividad máxima de 5%, con estabilidad por dos semanas, para pensar en reaperturas. A lo que nos exponemos es que en vez de consolidar el descenso tengamos un rebrote sobre este, que aún termina”.

Para el especialista, las próximas dos semanas -coincidiendo con la fase de incubación del virus- serán claves para ver los efectos de la fase de transición en la zona que inició el desconfinamiento. Y añade que mientras no se logre trazar a potenciales contagios en el transporte público – que se posiciona como uno de los lugares con mayor riesgo, dado el hacinamiento- no hay manera de contener la diseminación.

En esto coincide el biólogo e investigador de la Fundación Ciencia y Vida, Tomás Pérez-Acle: “Podemos cerrar bares, restaurantes, cines y malls, pero la gente tiene que moverse de igual manera”.

El investigador y matemático de la U. de Chile Jorge Pérez comenta que “con toda seguridad, en dos semanas más” se registrará, al menos, una leve alza en los casos. Pérez explica que “una vez que observas esto, ya no puedes cambiarlo en las siguientes dos semanas, por eso es tan importante ser cauto”.

Pérez-Acle, en tanto, tiene un diagnóstico más acabado de los días en que podría vislumbrarse el alza y que estaría condicionada por la oportunidad de toma del test PCR y el tiempo transcurrido para la entrega del resultado. “El primer aumento lo deberíamos ver entre cinco y siete días. Sin embargo, dado que el PCR se demora entre tres y cinco días, el alza de casos la deberíamos ver en unos ocho a 10 días. En 14 ya vamos a ver cómo se consolida la expansión de la epidemia. Esto será equivalente a lo que ocurrió en abril, ya que son las comunas que están fuera de la cuarentena las que recibirán el mayor aumento del número de infectados”, explica.

Red integrada Covid-19
El presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva, Tomás Regueira, dice que las personas deben comprender que están expuestas a rebrotes, pero que, a la vez, se debe “exigir a la autoridad sanitaria una respuesta eficiente, con testeo suficiente, trazabilidad extraordinaria, superior al 90% en zonas desconfinadas, y aislamiento efectivo”.

Sobre la situación de la red público-privada Covid-19, añade que lo ideal es que hospitales y clínicas, como el Hospital San José o del Salvador, que cubren parte de la zona desconfinada, “tengan la capacidad para rearmarse muy rápido. El sistema sigue estando integrado y sigue la obligación de hacerse cargo de todos los pacientes que lo requieran”.

Para el exministro de Salud Emilio Santelices, quien desde marzo se desempeña en el Servicio de Salud Central, precisa que “el ministerio debe dejar estimado dónde dejar mayor disponibilidad de camas críticas, porque la red creció casi cuatro veces. Hay lugares donde se habilitaron UCI sin desplazar a otros servicios, y lo que debemos definir es cuáles van a ser los recintos hospitalarios que van a absorber un eventual segundo o tercer brote”.

Desde los prestadores privados, Alfredo Schönherr, presidente de la Asociación de Clínicas de Chile, comenta que a pesar de la inminente reapertura de la actividad médica no relacionada a Covid-19, como las cirugías, las clínicas “permanecen preparadas para enfrentar cualquier rebrote, manteniendo un margen de camas críticas, personal y equipamiento. Además, contamos con una coordinación constante con la autoridad para reaccionar eficiente y rápidamente ante los requerimientos de la red integrada de Covid-19”. Fuente: La Tercera