7 consejos para que los jóvenes universitarios no caigan en estrés o depresión durante la pandemia

Claudio Acevedo, académico de la Escuela de Terapia Ocupacional de la U. Andrés Bello, detalló algunos consejos para que los universitarios no caigan en el estrés o ansiedad durante la época de pandemia.

Durante el 2019, la salud mental de los estudiantes universitarios fue tema relevante. Un estudio realizado (Primera Encuesta Nacional de Salud Mental Universitaria de Chile) reveló las alarmantes cifras acerca de la situación de los estudiantes: 46% de los alumnos tenía síntomas depresivos y muestras de ansiedad; 54% sufría de estrés; 67,20% tenía síntomas de insomnio o sueño durante el día; 30,2% estaba insatisfecho/a con su calidad de sueño y, lo más preocupante, un 5,1% de ellos manifestó pensamientos suicidas.

A la vista de los profesionales en salud mental y académicos, los resultados en ese momento ya eran alarmantes. Sin embargo, estos indicadores se han visto complejizados por la actual contingencia derivada de la pandemia por COVID-19.

“Este tiempo, ha sido un verdadero ‘caldo de cultivo’ para los trastornos de salud mental de todos los chilenos y chilenas. Problemas de conexión, falta de implementos tecnológicos, las clases en línea, cesantía y disminución de ingresos del grupo familiar, sumado a todas las consecuencias que la cuarentena y la presencia del COVID-19 han tenido en nuestra sociedad, hacen pensar que nuestros y nuestras estudiantes de Chile, actualmente han de estar en una condición de salud mental en extremo frágil, delicada o desde ya muy afectada”, explica Claudio Acevedo, académico de la Escuela de Terapia Ocupacional de la U. Andrés Bello.

acevedo

El terapeuta ocupacional, experto en salud mental, destaca que “el autocuidado es un concepto que desde hace ya un tiempo se viene repitiendo en múltiples ámbitos de la vida del ser humano. El autocuidado se puede definir como la actitud y aptitud para realizar de forma voluntaria y sistemática actividades dirigidas a conservar la salud y prevenir enfermedades, y cuando se padece una de ellas, adoptar el estilo de vida más adecuado para frenar la evolución.

Es por ello, que el académico de la UNAB advierte que es el autocuidado físico, emocional y social fundamental para evitar problemas de salud.

De este autocuidado, el profesional desprende 7 consejos:

Autocuidado físico:

1-. Alimentación: Se recomienda mantener hábitos de alimentación saludables. Desayuno, almuerzo y once/comida, cada una equilibrada y adaptada a las necesidades individuales de cada uno.

2-. Actividad/ejercicio físico: En lo posible mantener algún grado mínimo de estas actividades, las distintas plataformas de las redes sociales están hoy inundadas de videos y consejos, adecuaciones de estas actividades en el confinamiento y en espacios reducidos. Evitar el sedentarismo.

3-. Sueño: Mantener en lo posible las horas de sueño, adultos y adultas jóvenes entre 18 a 25 años lo recomendado es entre 7 y 9 horas diarias, nunca menos de 6 ni más de 11 y dentro del horario esperado (dormir de noche y funcionar de día).

4-. Descanso: Regular los tiempos de ocio y tiempo libre, tampoco se trata de estar todo el día involucrados en actividades, debemos buscar aquellas instancias donde exista desconexión de lo académico y de todo aquello que pueda “ocuparnos”.

Autocuidado Mental:

5-. Relajación y meditación: hoy más que nunca las redes sociales se encuentran inundadas de material audiovisual. Videos y tutoriales a nivel principiante y/o experto, algunos de ellos en formato activo, respiraciones, estiramientos, Mind Fullnes, yoga… otros en un formato más clásico y pasivo de relajación y meditación.

6-. Involucrarse en actividades placenteras: Es relevante que dentro de nuestra rutina reservemos algún espacio en el cual nos involucremos y estemos consientes de las sensaciones placenteras de participación en ciertas actividades, tomar una ducha caliente, sentarse a ver el cielo, ver o leer material de interés, acariciar una mascota, una conversación etc…

Autocuidado social

7-. Mantener comunicación con familia, compañeros/as, amigos/as y/o seres queridos: Una de las principales actividades que se han visto afectadas es la interacción social, es importante que el distanciamiento físico no se transforme en un distanciamiento o aislamiento social, debemos de mantener y cultivar nuestras relaciones e interacciones sociales, Zoom, llamadas telefónicas, video llamadas, Wasap, Meet, solo por nombrar algunas aplicaciones disponibles a través de las cuales es posible mantener un contacto e interacción social de forma regular.