Dos pacientes trasladados desde Santiago a Valdivia salen de riesgo vital

Corresponden a un hombre y una mujer que continúan su tratamiento en el Servicio de Medicina de Hospital Base Valdivia.

Una esperanzadora evolución han observado varios de los pacientes trasladados el pasado fin de semana desde los Hospitales Padre Hurtado, El Carmen y Urgencia Asistencia Pública –todos ubicados en la Región Metropolitana- luego que cinco de ellos fuesen extubados, y tras un par de horas de monitoreo dos de ellos mejoraran sus niveles de oxigenación siendo derivados al Servicio de Medicina Interna de Hospital Base Valdivia.

Es así como la primera en dejar la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) corresponde a una persona sexo femenino de cuarenta y siete años, de nacionalidad colombiana proveniente del Hospital de Urgencia Asistencia Pública, según relató el médico internista Renato Palma. “Es una mujer hipertensa que ingresa al Servicio de Medicina en su día diecisiete de hospitalización en Santiago, ella se extubó a las cuarenta y ocho horas desde su ingreso acá al hospital esto fue el día veintiuno (de junio) y hasta el minuto su evolución ha sido satisfactoria desde el punto de vista respiratorio. Tuvo un cuadro grave de neumonía por COVID-19, actualmente está sin oxígeno y su principal indicación de mantenimiento en la Unidad es para rehabilitación desde la parte motora y también respiratoria.”

En cuanto a la comunicación sostenida con la familia de la paciente, el doctor Palma señala que “estaban al tanto de toda la evolución de su madre acá en el recinto hospitalario, no me cabe duda que tanto su estadía en la Unidad de Paciente Crítico la comunicación con ellos fue fluida en el minuto a minuto de lo que iba pasando con ella y también están al tanto que se extubó, está sin oxígeno y siendo parte de un programa de rehabilitación para que el volver a reencontrase sea un momento grato y feliz para todos.”

En tanto el segundo caso corresponde a un paciente sexo masculino de sesenta y ocho años de edad quien fuera el último en arribar la noche del domingo en avión ambulancia y que, de acuerdo con el médico internista especialista en Nefrología Gustavo Navarro, consta en los antecedentes remitidos desde el Hospital El Carmen de Maipú que fue diagnosticado por PCR el quince de junio pero habría comenzado con sintomatología respiratoria al menos ocho días antes, siendo al momento manejado en forma ambulatoria porque no presentaba ningún criterio de gravedad; “no obstante presentó deterioro que determinó el apoyo con ventilación mecánica el cual comenzó el pasado sábado veinte y que por la contingencia sanitaria observada en la capital fue traslado al Hospital Base Valdivia.”

Al momento de su ingreso al Servicio de Medicina, continúa el profesional, “es un paciente que cumple los criterios de gravedad de neumonía por COVID, los soportes ventilatorios y con drogas inicialmente logran disminuirse sobre todo a la luz de que no posee ningún otro tipo de comorbilidad salvo su edad, no posee factores de riesgo de importancia, no utiliza tampoco ningún otro tipo de fármaco. Tiene una evolución favorable, cumpliendo todos los protocolos que son actualizados constantemente por la unidad de Respiratorios, Infectología e Intensivo y finalmente se extuba el día veintidós. Posterior a su extubación los pacientes son frágiles las primeras horas por lo cual son muy bien monitorizados y se mantienen con un soporte ventilatorio que es especial donde ya se encuentra despierto, se apoya con un dispositivo a través de sus fosas nasales y en esas condiciones los recibimos en Medicina.”

En esta misma línea agregó que “clínicamente se encuentra estable, frágil todavía con este apoyo de oxígeno, desde el punto de vista respiratorio menos fatigado. Es un paciente que está de cuidado, de mucha observación, este dispositivo es un puente para los pacientes tanto que van a ingresar a un ventilador mecánico o como que salen de un ventilador mecánico, está en una zona que es de cuidado requiere de monitoreo constante, apoyo kinésico intensivo y controles tanto clínicos como de laboratorios en forma seriada,” señaló el doctor Navarro.

Respecto de una posible alta, ambos profesionales (Palma y Navarro) coinciden en que -considerando la evidencia que existe- “hay algunos pacientes que al mejorar su mecánica y su oximetría gracias a la rehabilitación con terapias kinesiológicas y a la planificación conjunta con el equipo de infectología pudieran acortar su estadía; no obstante para el caso particular de los contagiados por COVID tienen que completar a lo menos veintiún días de observación porque requieren de mucho cuidado y eso hay que ir viéndolo en el día a día, por lo pronto debemos sentirnos satisfechos que hemos logrado el primer eslabón de poder sacarlos del ventilador mecánico.”

En relación al estado de los demás pacientes que aún permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos, el médico internista y residente doctor Daniel Guillier, es muy cauto en precisar que “nos quedan todavía seis pacientes una de las cuales es de aquí de la zona, los otros son de Santiago, tres están en ventilación mecánica y hay una que está de mucha gravedad.”

Finalmente respecto del traslado de los tres pacientes extubados, éstos siguen en obervación no existiendo aún fecha de traslado al Servicio de Medicina Interna ya que si bien están fuera de riesgo vital su condición es aún grave por lo que todo depende de su evolución positiva y progresiva en el tiempo.