Innovadoras mascarillas biodegradables de un purranquino para sortear la crisis

En la actualidad, Servicios Muñoz abarca pedidos de vecinos y empresas de Purranque, Osorno, Temuco, Los Ángeles, Puerto Montt, Puerto Octay, Río Negro y Punta Arenas.

Soyosorno.cl.- Javier Muñoz Figueroa, propietario de una pequeña librería ubicada en el pasaje El Roble de la comuna de Purranque, dio un innovador giro a su emprendimiento en medio de la pandemia. Ahora, con su familia, se autodenominaron Servicios Muñoz (Facebook) y se dieron a la tarea de fabricar mascarillas.

Para ello utiliza un plástico biodegradable (PLA) y reutilizable que se elabora con el almidón que se extrae del maíz, luego los microorganismos lo transforman en una molécula más pequeña de ácido láctico que sirve como sustento para la elaboración de cadenas poliméricas de ácido poliláctico (PLA).

Esto significa que los protectores faciales cuando dejen de tener vida útil, se pueden recuperar, se trituran, se pasan por otra máquina y se obtiene un filamento, se crea otra pieza u objeto. “Contábamos con una máquina 3D, plástico que utilizaba para anillar libros, que es la misma mica que se hacen los protectores transparentes. Es una mica de pvc clear de 200 micrones. Luego bajé un cintillo desde Internet, que tiene código abierto y acceso liberado. Lo edité e imprimí. Y así partió este proyecto familiar”, relató a El Austral.

En la actualidad, Servicios Muñoz abarca pedidos de vecinos y empresas de Purranque, Osorno, Temuco, Los Ángeles, Puerto Montt, Puerto Octay, Río Negro y Punta Arenas.

“En la medida que podemos, hemos donado unidades a Carabineros, al hospital y a pequeños comerciantes para que atiendan al público un poco más protegidos. Aparte de los tapabocas, hacemos ‘salva orejas’, que son como cintillos del mismo plástico, que toman el elástico que va desde la mascarilla y evita que el elástico haga presión en la oreja. Son mascarillas reutilizables de plástico, que se pueden lavar y secar. Y los filtros son de tela no tejida (TNT). También ofrecemos lentes antiparras”, explicó.