Duro golpe a la salud mental de niños y adolescentes: la mitad de los que está en terapia es por ansiedad y estrés

Profesionales señalan que como a los niños y adolescentes les es más difícil entender la situación que se atraviesa por la pandemia de coronavirus, esto les genera un «choque emocional».

Publimetro.cl.- Si la situación actual no es fácil para los adultos, tampoco lo es para los niños. Según cifras de la plataforma PsicologíaChile.cl más del 48,7% de los adolescentes que recurren a ayuda terapéutica buscan soluciones para el estrés y la ansiedad. Esto se relaciona directamente a problemas en el estado anímico en un 33,06%, ansiedad en un 10,48% y crisis de pánico y angustia en un 5,24%.

Este grupo se vería más afectado, porque la mayoría de los adultos comprenden eficazmente porqué se produce el encierro y cómo es la mejor forma de sobrellevarlo. O al menos, suelen buscar ayuda psicológica antes que los más pequeños. A ellos, les cuesta entender que deben prescindir de los abrazos, guardar la distancia con sus amigos o renunciar a las actividades que venían realizando en el jardín o colegio.

AYUDAR A LOS NIÑOS EN CASA

La especialista Andrea Rojas Trincado, de Psicología Chile explica que «varios padres que no saben cómo reaccionar frente al estrés que viven sus hijos debido a esta crisis sanitaria. Lo que más les preocupa es la irritación, la tensión y el nerviosismo que provoca en los menores estar encerrados en casa por un período tan largo de tiempo”.

Para poder ayudar a los más pequeños de la casa, la experta comenta que “el cuidador principal corresponde a la base segura interiorizada, por lo que, si la madre –y otras figuras cuidadoras cercanas— atiende a las necesidades emocionales del niño o niña y le calma y regula, ese pequeño o pequeña irá desarrollando un sentido de sí mismo de persona merecedora de ser tenida en cuenta e irá adquiriendo con el tiempo estrategias de autorregulación”.

En el caso de los adolescentes, la especialista señala que “la adolescencia es una etapa vital marcada por una compleja transformación individual». «Se experimenta un proceso de búsqueda de la identidad, caracterizado una alta reactividad emocional, tensiones y exigencias internas contrarias”, explicó la especialista.

En este caso, lo ideal es tratar de generar espacios de conversación, actividades grupales familiares y otros. Espacios para que tanto adolescentes como niños puedan reconectar con lo social, algo tan importante en esta etapa.

ACTIVIDADES EN ESPACIOS REDUCIDOS: TECNOLOGÍA AL RESCATE

Pero muchas veces no se pueden planificar muchas actividades en lugares reducidos. Si bien, la tecnología suele verse como una enemiga de lo social directo, podría ser una solución. Lo clave es «no dejar a los niños solos con los dispositivos, y transformarlo en un juego participativo», explicó, la psicóloga Varinia Signorelli a Publimetro.

«Si se tuviera el espacio suficiente en la casa, sería ideal extender un lienzo y que ahí los niños pinten, dibujen y hagan un desastre. Pero muchas veces no está el espacio, ni el tiempo de los adultos para ordenar y limpiar después», añade la profesional.

Ante esto, el uso de dispositivos portátiles podría ser una alternativa. Y los avances están. «Hoy, por ejemplo, usando un iPad con Apple Pencil los niños pueden practicar el uso del lápiz con materiales que suelen dejar un poco ‘un desastre’ en casa: como temperas, óleo y otros», añadió. «Yo uso Procreate y la aplicación permite dibujar con casi cualquier textura, saltando de un material a otro, en un entorno que no se ensucia», agregó.

«El uso de la tecnología no es malo para los niños, siempre y cuando sea acompañado. En el caso de los adolescentes, también. Es importante que los padres investiguen y puedan recomendarles herramientas. Que aprovechen su uso como una actividad grupal», añadió.

Sin embargo, y pese a la falta de espacio que puedan presentar algunos hogares, la especialista igual destacó que es necesario hacer un horario que le permita al niño y adolescente hacer actividad física. «Sé que puede ser difícil en ciertos hogares, pero es necesario mantener un equilibrio», recomendó la especialista.