Estudio del Colegio Médico reveló que espera de resultados PCR es dos veces mayor en pacientes Fonasa

Esto en relación a la espera que tienen usuarios que se realizan el procedimiento, pero a través de Isapres.

ADN.cl.- El pasado miércoles, el Colegio Médico de Chile (ColMed), junto a la Universidad de Chile, entregó un nuevo reporte de su monitoreo nacional de síntomas y prácticas Covid-19 en el país, esto en relación a la evolución de los tiempos de acceso al sistema de salud entre semanas epidemiológicas.

En ello, el estudio determinó y reveló que los tiempos de espera de los pacientes, a la hora de recibir el resultado de su examen PCR, es diametralmente distinto entre los usuarios de Fonasa e Isapres, existiendo una diferencia dos veces mayor en el sistema público de salud, versus el privado.

Según lo revelado por el ente “los resultados (del informe) permiten concluir que este tiempo (de espera) es mayor para sujetos con previsión FONASA, respecto a aquellos con cobertura ISAPRE. Estos resultados son consistentes con otros reportes que sugieren un importante número de casos con retrasos de más de 2 semanas entre inicio de síntomas y su confirmación”, aseguraron.

“Estos resultados tienen implicancias sustantivas para la estrategia de aislamiento de casos y la trazabilidad de contactos. Que un grupo importante de personas con COVID-19 estén siendo diagnosticadas después del día 14 del inicio de síntomas tiene al menos cuatro efectos prácticos graves para el manejo del brote epidémico”, agregaron desde ColMed.

Estos son algunos de los puntos expuestos por ColMed respecto a las implicancias de esta diferencia:
  • Tiene implicancias en el cumplimiento del aislamiento de los casos. Como hemos discutido en otros informes (MOVID-19, 2020), las personas solo reducen su movilidad de manera significativa al ser confirmadas como casos. Por ende, el que estén sintomáticas y que no hayan consultado, o que se encuentren esperando un resultado, implica un mayor riesgo de que sigan contagiando a otros. Esto se vincula directamente con el acceso a licencias médicas para el cumplimiento de los aislamientos, ya que solo con una PCR+ se puede tener acceso a una licencia por 14 días.
  • Determina, con alta probabilidad, que los contactos estrechos de estas personas han pasado a ser casos (sintomáticos) y que no fueron puestos en cuarentena a tiempo. Esto perpetúa la cadena de transmisión y puede ser uno de los principales puntos en los que la estrategia está fallando.
  • Las cifras de casos activos publicadas por la autoridad no están capturando adecuadamente la masa de población infectante. Es más, es posible que a medida que han evolucionado las semanas estas cifras tengan un mayor sesgo, dado el incremento en los retrasos entre síntomas y confirmación. Esto es particularmente preocupante si la información es utilizada para decisiones estratégicas, como implementar o no una cuarentena en una determinada zona.
  • El retraso entre inicio de síntomas y confirmación parece seguir una distribución que no es aleatoria, vinculándose con variables de acceso al sistema de salud y nivel socioeconómico, así como la previsión de los individuos. Esto tiene implicancias desde el punto de vista de la desigualdad observada en la evolución del brote epidémico durante las últimas semanas, con un crecimiento mayor en áreas geográficas de menores ingresos y mayor vulnerabilidad social.