Científicos de la UACh crean innovador modelo de testeo masivo de COVID-19

El proyecto, único en Chile y liderado por un equipo multidisciplinario de la Universidad Austral de Chile, permite identificar personas infectadas por Coronavirus con un costo hasta diez veces menor que el utilizado actualmente y es replicable a nivel regional y nacional.

Un equipo liderado por epidemiólogos, virólogos, bioquímicos, biólogos y médicos de la Universidad Austral de Chile creó un proyecto de vigilancia masiva de Coronavirus, enfocado a personas de alto riesgo, asintomáticos y pre-sintomáticos. “Todos los estudios señalan que estos dos tipos de casos son los principales responsables de las transmisiones del virus. Si no somos capaces de detectarlos, es muy difícil de controlar la enfermedad”, explicó el epidemiólogo Claudio Verdugo, Director del Laboratorio de Ecología de Enfermedades de la UACh.

El proyecto

En marzo de este año, aún cuando en Valdivia no había casos diagnosticados de COVID-19, y con solo los primeros infectados en Chile, un equipo de investigadores de las facultades de Ciencias Veterinarias, Medicina, Ciencias y del Centro de Genómica y Biotecnología AUSTRAL-omics de la UACh, decidieron reunirse para ver cómo con su vasta experiencia en técnicas moleculares, epidemiológicas, entre otras, podían aportar y buscar alguna solución a esta pandemia. Fue así como empezaron a trabajar sin descanso, 24/7, en proponer una iniciativa que no solo innova en su forma de testeo, sino que además permite generar un modelo de vigilancia de la enfermedad, replicable en cualquier parte de Chile.

El proyecto ya finalizó sus tres etapas, siendo la primera validar la técnica de muestreo, individual y grupalmente, la segunda aplicarla en un plan piloto, en el que testearon a 450 personas, y la tercera generar un “modelo de flujo de trabajo”, que tal como explica Verdugo es entender los requerimientos para lograr un modelo de vigilancia masivo de Coronavirus para que se pueda replicar en cualquier otro lugar. “Esto implica también saber los costos asociados a este programa, y los volúmenes de muestras con el equipamiento disponible, que en nuestro caso podemos llegar a analizar 17.500 personas mensualmente”, contó.

Innovación en técnica de detección de virus

Analizando la prueba que actualmente se utiliza como oficial (qPCR – TaqMan), los investigadores de la UACh evaluaron que en términos de costo y eficiencia “debido a la alta demanda, en el mediano plazo se prevé escasez de los insumos necesarios, por lo que hemos validado una forma de detección viral alternativa”, destacó Verdugo, quien explicó que el virus del COVID -19 puede detectarse a través de la prueba oficial, que utiliza sonda fluorescente, pero también que existe otra opción usando tinciones fluorescentes.

Fue así como validaron esta técnica de detección en muestras individuales comprobando que, en términos de sensibilidad, ambos métodos son muy similares, con la diferencia del precio. “La tinción fluorescente, que estamos probando, es reconocida por ser una técnica económica y que se ha utilizado por muchos años”, afirmó.

Por otra parte, recalcó que este tipo de técnicas, ambas por sonda fluorescente y por tinción fluorescente, es algo que los epidemiólogos conocen muy bien, saben las ventajas y desventajas de cada una y es algo que utilizan de manera usual en la búsqueda de enfermedades de poblaciones en animales. Por lo que aquí lo que hicieron fue utilizar estas mismas técnicas, pero en una pandemia humana obteniendo los resultados positivos. “La sensibilidad clínica y analítica de la prueba por tinción fluorescente hasta ahora es similar, a la sensibilidad de TaqMan (prueba oficial por sonda fluorescente), es decir, que si nosotros correlacionamos los resultados de ambas pruebas, son 100% son iguales”.

Testeo en Pooling: Más rápido y 10 veces más barato

Las razones que llevaron al equipo de la UACh a buscar una técnica alternativa de testeo masivo fue que actualmente el testeo es individual y, por lo tanto, caro. Uno de los objetivos de su proyecto fue validar un método de testeos grupales o en pool. De esta manera, se logra testar a la población general, como los asintomáticos, pre-sintomáticos, y personas en alto riesgo de infectarse. Fue así como en la fase dos de la iniciativa, luego de validar dos distintas técnicas de detección, validaron con ambas técnicas un método de testeos masivos en grupos de 5, 10 y 20 muestras.

“Si nuestro foco son los asintomáticos y presintomáticos, la mayoría de las muestras saldrá negativo, por lo que analizar de manera individual es poco eficiente en costos y tiempo”.

“El pool significa que tú puedes analizar 5 o 10 individuos en una sola reacción, reduciendo considerablemente los costos y el tiempo. Hemos calculado que puede llegar a ser hasta 10 veces más barato que el muestreo de manera individual. Solo si un pool es positivo, analizas individualmente aquellas muestras de ese grupo por separado”, explicó Verdugo.

Ingrese aquí para mayor información