Psiquiatra aborda rol parental en tiempos de pandemia

El cuidado de niños y adolescentes es vital ya que representan un grupo de vulnerabilidad frente a los efectos indirectos de la COVID-19.

Savalnet.cl.- La doctora Muriel Halpern, psiquiatra infantil y del adolescente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y magíster en psicología infanto-juvenil, publicó una columna de opinión en la edición online del diario La Tercera. 

En ella, la especialista asegura que este grupo etario representa la primera prioridad en salud ya que, producto de la pandemia, están expuestos a una serie de riesgos para su salud mental y física.

“Es en esta instancia donde padres y cuidadores podemos ser modelos saludables frente a tanta incertidumbre, convirtiéndonos en una defensa primaria ante los efectos del COVID 19 en nuestros niños”.

Sumado a esto, estudios internacionales han constatado un aumento del maltrato infantil y de negligencias asociadas al estrés parental y a los cambios económicos. Acciones que provocarían alteraciones en el desarrollo biopsicosocial de niños y adolescentes, y que se asocia a un mayor riesgo de conducta delictual, depresión, suicidio y consumo de sustancias. “Se ha visto en ellos un incremento en los problemas de atención y concentración, así como aumento de aburrimiento, irritabilidad, nerviosismo, intranquilidad y sentimientos de soledad, lo cual puede constituirse en un factor de riesgo para depresión”, explica la psiquiatra en la edición.

“La falta de ejercicio, asociada a mala nutrición y mal dormir, contribuye al deterioro de la salud física y mental, pues entre otros disminuyen los niveles de vitamina D y aumenta el riesgo de futuras patologías crónicas con una carga de enfermedad importante”.

A modo de recomendación, se invita a los padres a hacer uso de la verdad y mantener la comunicación abierta hacia sus hijos, valorando sus identidades y diferencias. “Explicar de manera calmada y honesta, con palabras que ellos puedan entender, disminuye la ansiedad y puede llevarlos a mejorar su empatía con los que están sufriendo. Así, se fomentará el desarrollo de habilidades de autorregulación que los lleven a mejorar su resiliencia y cómo enfrentan la adversidad, tanto individual como colectivamente”.