Enfermera jefe de Hospital de Osorno explica cómo la ciudad controló la crisis por Coronavirus

Fernanda Aguirre, titulada de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, trabaja hace 8 años en el Hospital Base San José de Osorno. Desde esta ciudad, la profesional de la salud relata cómo ha sido la lucha contra el Covid-19 para controlarlo. “No toda la gente entiende la gravedad del problema”, subraya en relación a la crisis que se vive en Santiago por el virus.

Casada, madre de dos niños (de 7 y 10 años) y osornina, Fernanda Aguirre (34) tomó el desafío de enfrentar la crisis sanitaria que afecta al mundo y a Chile, y que sacudió a su ciudad.

La titulada en la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello llegó hace 8 años al Hospital Base San José de Osorno, de donde es Enfermera Jefe del piso desde hace 5.

¿Por qué decidiste estudiar enfermería?
Porque siempre quise trabajar en un Hospital cuidando de la gente que requiere ayuda para salir adelante en temas de salud. Me encantaba pensar en pasar todos los días en un Hospital cuidando a otros.

¿Cuál es tu labor en el Hospital?
Actualmente, me desempeño como la enfermera jefe del Piso Quirúrgico del Hospital Base Osorno.

Osorno tuvo un periodo muy complicado por los contagios, ahora ha bajado el número de contagiados ¿Cómo crees que se logró eso?
La verdad es que fue complejo desde un principio. Todos nos enfrentábamos a algo “desconocido” mundialmente. El Hospital comenzó a moverse rápidamente ante la contingencia, organizándose los directivos, jefaturas médicas y de enfermería, equipo de IAAS y servicios clínicos en general. Ya que si bien la “primera línea” fuerte sería nuestro Servicio de Urgencia, los pacientes positivos que requerían hospitalización, ingresarían a Medicina O UCI, según requerimiento.

Pero además, el resto de los Servicios debíamos convertirnos en Medicina, UPC, y así según necesidad. Fue así como la Unidad de Recuperación se transformó en UTI, la UTI en una segunda UCI, Piso Quirúrgico en Medicina no Covid, Pensionado en Oncología, etc. Fue una transformación completa y que nos involucró a todos. Se capacitaron muchos de nuestros enfermeros de servicios no críticos, realizando pasantías por la UCI y UTI. Fueron días y semanas de mucho trabajo, mucha información diaria, correos, whatsapp, videos, protocolos, circulares, normas…. todos los días recibiendo y difundiendo información nueva.

Creo que en la ciudad, en el Hospital, se ha mantenido parejo de contagios en el último tiempo. Gracias a todos nuestros esfuerzos, preparación previa y difusión de información a los funcionarios y comunidad. No es una tarea fácil pero hemos logrado hasta ahora no saturar el sistema. Todavía hay camas disponibles en el Hospital, todavía contamos con camas críticas y el servicio de Urgencia se mantiene con un flujo expedito.

La UNAB no me preparó para una Pandemia, me preparó para eso y mucho más. Me aportó conocimientos y valores claves que han sido la base fundamental en toda mi carrera. Me enseñó a amar la enfermería con toda mi alma y a darlo todo en cada trabajo que he tenido. Tuve excelentes profesores, exigentes. Que no nos dejaban darnos por vencidos y nos ponían en todas las situaciones. Soy muy orgullosa de donde me formé y eternamente agradecida.

Fuente: Comunicaciones UNAB