Vivir con VIH en tiempos de pandemia

Desde suspensión de controles y dificultades para acceder a medicamentos hasta tener que ir por ellos a salas repletas, en medio del alza de contagios por COVID-19. Este es un relato colectivo de personas que viven con VIH de diversas zonas del país, quienes relatan cómo esta pandemia les ha recordado la época en que el tratamiento no estaba garantizado.

T13.cl.- «Quizás tenemos problemas de distribución», afirmó el pasado viernes la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, en medio de la preocupación que existe entre personas que viven con VIH y que forman parte de la red pública de Salud frente al fantasma de una falta de stock de medicamentos de triterapia, que son cruciales para evitar un deterioro en sus defensas.

Tal como informó T13.cl el pasado viernes, el caso de Sebastián Neira se ha transformado en una bola de nieve de denuncias, luego que acusara al Hospital San José de entregarle apenas 10 dosis de su tratamiento. Una situación que generó alerta en el gremio médico, que en un informe pidió a al gobierno «identificar las dificultades actuales que presenta el sistema sanitario para tomar la recomendación desde Onusida sobre la entrega multi-mensual de tratamiento antirretroviral por al menos tres meses por adelantado». 

Una situación que -aseguran- los expone a adquirir coronavirus, en medio del alza de contagios en nuestro país. Y es que como señala Onusida, el COVID-19 «es una enfermedad grave y todas las personas que viven con el VIH deben tomar todas las medidas preventivas recomendadas para minimizar la exposición y prevenir la infección por el virus que causa COVID-19″.

«Al igual que en la población general, las personas mayores que viven con el VIH o las personas que viven con el VIH con problemas cardíacos o pulmonares pueden tener un mayor riesgo de infectarse con el virus y sufrir síntomas más graves», señala el organismo especializado de Naciones Unidas. 

En este sentido, la jefa del departamento de Género del Colegio Médico, Francisca Crispi, enfatiza que «es de suma urgencia que las personas viviendo con VIH accedan a sus medicamentos para que en el caso que sean contagiados con COVID-19 su sistema inmunológico esté lo más fuerte posible».

Lo anterior va más allá de un tema de protocolos o principios. En el caso de las personas que viven con VIH no es opción dejar la triterapia, ni siquiera por un día. 

«Sería muy grave que lo suspendieran, por el motivo que sea, porque su sistema inmune se va deteriorando progresivamente, y la enfermedad puede ir avanzando. Además, el virus comienza a multiplicarse y se podría generar una resistencia a los medicamentos, porque al retomar el tratamiento este podría fracasar», añade el jefe del programa de VIH del hospital Clínico de la Universidad de Chile, Alejandro Afani.

La Cenabast ha descartado un desabastecimiento, apuntando a temas de logística de los hospitales, que son los encargados de entregar la triterapia en el sistema de salud público. 

Seguir leyendo acá