Montenegro, el primer país de Europa que se declara «libre de coronavirus»

La nación balcánica fue la última de toda Europa en registrar casos de covid-19 y, según sus autoridades, la primera en erradicarlo. Su baja población y estrictas medidas influyeron en este resultado.

«¡Somos el último país europeo que registró un ‘primer caso’ de covid-19 y el primero que ha logrado desarraigar el virus!». De esta forma, el ministro de Salud de Montenegro, Kenan Hrapovic, declaró a esta pequeña nación «libre de coronavirus» luego de 20 días sin registrar nuevos contagios de la enfermedad.

Montenegro -de tan solo 622.000 habitantes- registró sus primeros casos de covid-19 el pasado 17 de marzo: dos mujeres de 72 y 74 años que habían estado en lugares afectados por la pandemia. De esta forma, la pequeña nación balcánica se convirtió en el último país de Europa en recibir el virus.

Este hecho alertó a las autoridades locales para tomar una serie de medidas y así evitar que la ola de contagios se saliera de las manos. Finalmente, poco más de dos meses de la llegada de la pandemia a su territorio, el país registra un total de 324 contagios, cifra que no ha subido en 20 días y que tiene a los líderes montenegrinos felices y organizando todo para poder recibir turistas en el verano europeo que se avecina.

«Cuidando la salud, en las próximas semanas prepararemos a nuestro país para la temporada turística, la continuación de las inversiones y las nuevas asociaciones para mitigar los efectos negativos de la crisis lo antes posible», dijo hace 15 días el Primer Ministro Dusko Markovic, ya adelantándose a este presunto triunfo. Las medidas para el combate Antes de la detección de los dos primeros casos de covid-19, Montenegro abogaba por el distanciamiento social de la población y había aplicado medidas como la prohibición de la entrada de personas provenientes de los países más afectados por la pandemia, como por ejemplo España.

No obstante, el mismo día que se supo de las dos contagiadas, comenzó el plan de emergencia, con una serie de medidas. Así, ese 17 de marzo el Gobierno ordenó la suspensión del transporte público de autobuses y ferrocarril, así como también el cierre de fronteras. Del mismo modo, se decretó el cierre de todas las instalaciones deportivas y recreativas, sean al aire libre o en espacios cerrados, y la suspensión de todos los controles médicos no urgentes. También debieron cerrar sus puertas las peluquerías y centros de belleza.

Más información en siguiente link