Ministro de Salud anuncia decreto presidencial que entrega facultades de fiscalización sanitaria a funcionarios municipales

Este viernes por la noche entra en vigencia la medida de cuarentena total anunciada para toda la provincia de Santiago y seis comunas aledañas: San Bernardo, Buin, Puente Alto, Padre Hurtado, Lampa y Colina. Además de Iquique y Alto Hospicio, en la Región de Tarapacá.

Esta indicación es la más estricta que ha establecido el Ministerio de Salud y se debe a la alta cifra de incidencia registrada la última semana en la Región Metropolitana. En ese sentido, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, hizo un llamado a la ciudadanía a respetar la medida de confinamiento. “Hay una responsabilidad comunitaria, entre todos. Vienen periodos duros y si no comprendemos en que esto descansa en la necesidad del cambio de conducta personal, para proteger a nuestros seres queridos, se complica todo”, dijo.

Para garantizar la efectividad del aislamiento, el secretario de Estado anunció que, “se van a poner más severas las fiscalizaciones”. Y para ello, hoy fueron publicados en el Diario Oficial dos decretos del Presidente de la República que entrega facultades de fiscalización de las medidas sanitarias a funcionarios municipales.

El ministro Mañalich explicó que esto marca un “se entregan facultades extraordinarias a los municipios para ayudar y tener instrumentos para lograr que las cosas ocurran en las comunas”. Y agregó que las Seremis de Salud, tendrán la posibilidad de reclutar a los funcionarios municipales con capacidades de fiscalización, en apoyo a la Autoridad Sanitaria, “para sumar la fuerza que necesitamos para fiscalizar y que estas medidas se cumplan. Y así, poner un pare a los contagios. Es un momento de apremio y nos debemos poner a disposición”, argumentó el titular de Salud.

Reforzamiento de la Red Asistencial

A medida que los casos aumentan, la demanda hospitalaria va creciendo. Al respecto, el Ministerio de Salud trabaja desde enero un plan para incrementar la capacidad de camas críticas. Al respecto, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, señaló que “teníamos una situación inicial de 1.200 ventiladores disponibles en nuestro país y pretendemos llegar a 2.600 ventiladores a fin de mes, aumentando diariamente nuestra capacidad”.

Gráfica ocupación

Agregó que este no es un trabajo que se realice solo, “sino que hemos ido trabajando, junto a los 360 mil funcionarios de la salud, que trabajan por extensas jornadas para aumentar la capacidad de las unidades de cuidados intensivos”.

La autoridad indicó que como ministerio “aumentamos en más de 30 las camas en la Región Metropolitana. Y eso se hace diariamente con la cantidad de ventiladores que hemos comprado, que nos han donado o con la reconversión de otros ventiladores o máquinas de anestesia”.

“Un ejemplo de ello es el Hospital Sótero del Río, el cual en tiempos normales cuenta con 24 camas UCI y hoy dispone de 60. Hay 250 personas trabajando en esa unidad día y noche para poder cuidar a la población del sector suroriente de la capital. Esto está ocurriendo en todos los hospitales del país”, dijo el subsecretario Zúñiga.